Calefaccion

INTRODUCCIÓN

Debemos de pensar como regla general en un gradiente térmico dentro del terrario para todo reptil en cautiverio. Incluso se debería proporcionar fluctuaciones de temperatura diarias y estacionales si queremos simular un clima natural.

Mantener un punto caliente o de "asoleamiento"en el punto superior del "rango óptimo de temperatura preferida" de una especie dada. De esta forma los réptiles pueden seleccionar las temperaturas elevadas como harían en la naturaleza, pudiendo seleccionar también las temperaturas bajas si lo desean. Podemos considerar como fuente de calefacción primaria aquella que mantiene la temperatura ambiente y la secundaria aquella para crear un gradiente de temperatura dentro del terrario. En caso de que sea insuficiente dichas fuentes será inminente la aparición de enfermedades.

Las mantas térmicas o cintas térmicas pueden proporcionar a los reptiles terrestres ese gradiente pero, a las especies arbóreas y aquáticas no se los proporcionará. Para las especies aquáticas será necesario un calentador sumergible y para las especies arbóreas un punto de asoleación en algún punto entre las ramas. El punto de asoleamiento es considerado importante para la mayoría de especies.

Las famosas rocas térmicas son usadas muy a menudo entre herpetólogos. Éstos producen un punto de calor focal y de abajo hacia arriba, no siendo utiles para muchos de los reptiles más pequeños. Además, con la edad, éstas rocas pueden quemar a los animales (sobre todo debido a la humedad que penetra y forma los llamados "hotspots" que pueden superar fácilmente los 100ºC).

Mejores sistemas serán las mantas térmicas colocadas debajo del terrario o incluso en los laterales del mismo. Éstos no entrarán en contacto con el animal directamente, sino que se proyectará el calor a través del sustrato o del lateral del terrario.

Las lámparas infrarrojas son muy útiles porque producen gran cantidad de calor aprovechando el espectro infrarrojo y se podrá dejar encendidas por la noche; esto último está muy discutido sobre si les molesta o afecta de alguna manera la luz roja. Se ha visto que los reptiles cuando se les apagan sus luces diurnas y se encienden las infrarrojas de noche tienen un comportamiento equivalente a aquella totalmente sin luz, no están estresados y llevan un ciclo reproductivo totalmente normal.

Las lámparas cerámicas se han puesto más de moda últimamente y pueden ser útiles porque no producen luz pero sí una buena emisión de calor.

Las bombillas incandescentes se pueden utilizar para producir el gradiente térmico dentro del terrario, produciendo una zona de asoleamiento. Estas luces se apagarán cuando llegan las horas de oscuridad, por lo tanto no servirán como la calefacción primaria.

Las lámparas de descarga de alta intensidad, incluyendo las de haluro metálico y vapor de mercurio, nos servirán para proporcionar UV además de calor en un punto de asoleamiento; también se apagarán de noche.

Uno debe recordar que un reptil enfermo no termorregula adecuadamente por lo que debe estar controlada de forma cuidadosa la temperatura ambiente. Otro grupo de reptiles que pueden estar en riesgo son las serpientes macho en época de cría. Los machos de boas y pitones frecuentemente buscan el lugar mas fresco de su terrario pero llegan a estar demasiado fríos que favorecerá la infección bacteriana. De nuevo, estos puede ser controlado si la temperatura ambiente se controla.

Una media de las temperaturas diurnas para la mayoría de los reptiles diurnos será de 27-35ºC y una zona de asoleamiento que puede estar incluso alrededor de los 45ºC (un punto de calor donde el animal puede calentarse de forma rápida si lo desea).

Los reptiles de montaña o nocturnos suelen ir bien a temperaturas de 21-27ºC aunque parece que les es beneficioso una zona con una temperatura superior de 32-35ºC.

La temperatura nocturna de los reptiles no debería de bajar a menos de 21ºC durante la época activa. La experiencia demuestra que generalmente si se mantienen reptiles a temperaturas de 15-21ºC durante largos periodos resulta dañino (debemos de tener en cuenta que esto es para la gran mayoría, pero sí que hay reptiles que viven a temperaturas inferiores como los tuataras con un POTZ de 13ºC).

Parece ser que estas temperaturas son demasiado bajas para un funcionamiento normal el sistema inmune y la digestión, pero demasiadas altas para poder efectuar una hibernación.

Necesidades térmicas de algunas especies mantenidas en cautividad:

OFIDIOS
NOMBRE CIENTÍFICO
TºC
DÍA
TºC
NOCHE
PUNTO
ASOLEAMIENTO
Boa constrictora
Boa constrictor
27-30*
21-27
Opcional
Pitón Real
Python regius
27-30*
21-27
Opcional
Pitón Birmana
Python molurus
27-30*
21-27
Opcional
Serpiente Maizal
Elaphe guttata
25-28*
20-27
Opcional
Falsa Coral y similares
Lampropeltis
zonata/getula/alterna
25-28*
20-27
Opcional
SAURIOS
NOMBRE CIENTÍFICO
TºC
DÍA
TºC
NOCHE
PUNTO
ASOLEAMIENTO
Iguana Verde
Iguana iguana
29-32*
21-27
Si
Basilisco
Basiliscus sp.
27-30*
23-25
Si
Gecko Leopardo
Eublepharis macularius
25-29
20-23
No
Gecko Diurno
Phelsuma sp.
29
24
Si
Camaleon(z.bajas)
Chamaeleo sp.
26-29
24
Si
Camaleon(montaña)
Chamaeleo sp.
25-28
14-21
Si
Dragón Barbudo
Pogona sp.
27-29*
20-27
Si
Eslizón
Tiliqua sp.
27-29*
21-27
Si
Monitor
Varanus sp.
27-29*
23-25
Si
Tegu
Tupinambis sp.
26-29*
21-25
Si
QUELONIOS
NOMBRE CIENTÍFICO
TºC
DÍA
TºC
NOCHE
PUNTO
ASOLEAMIENTO
Tortuga Semiaquática
Mayoría spp
26-29**
18-21
Si
Tortuga Tropical
Mayoría spp
27-30
23-26
Si
Tortuga Caja
Terrapene sp.
27-30*
24
Si
Tortuga Tierra
Mayoría spp
27-30***
21-23
Si

*se realiza descenso Tª invierno (aprox 5ºC)
**descenso invernal opcional
***sólamente especies de climas moderados

 

REGLAS GENERALES DE DESCENSO Tª DE ESPECIES

Los reptiles de zonas templadas pueden mantenerse a unas temperaturas de hibernación para entre 3.8-15ºC de forma general para un mínimo de 10 semanas.

Los reptiles de zonas de montaña o de climas más fríos pueden necesitar temperaturas en el rango mínimo y durante más tiempo. Por supuesto, no deberán comer durante este periodo.

Los reptiles subtrópicos pueden hibernar a temperaturas similares, pero deberán tener a su disposición una fuente de calor en todo momento.

Las especies tropicales no deben de hibernar, pero sí pueden experimentar temperaturas nocturnas bajas, más que aquellas a las que son sometidas durante el verano. Se les mantendrá la temperatura diurna alrededor de aquella de verano. De forma general las temperaturas nocturnas no deberán estar por debajo de 21ºC.

Los criadores de boas y pitones a menudo realizan un ciclo reproductivo o periodo de brumación, bajando las temperaturas nocturnas a menos de 21ºC en otoño-invierno para inducir el comportamiento reproductivo y ovulación. Esto no es necesario para la mayoría de las serpientes y también es potencialmente peligroso, resultando a menudo en infecciones respiratorias. Lo que si se puede hacer en este periodo es reducir el fotoperiodo que es otro de los factores que influye en el ciclo reproductivo en mayor o menor medida pero cuyo significado necesita más estudios.

En todo caso resulta fundamental conocer tanto la especie en cuestión, como el individuo concreto, ya que todo lo citado anteriormente son líneas generales.