Alimentacion

INTRODUCCIÓN

Los tractos digestivos de los reptiles varían de pequeños y sencillos para reacciones de hidrólisis en intestino delgado (carnívoros), a relativamente grandes para reacciones de fermentación en el intestino grueso (herbívoros). Los carnívoros e insectívoros normalmente utilizan como fuentes de energía a las grasas y proteínas. Los herbívoros utilizan relativamente más carbohidratos solubles y fibras fermentadas. Los omnívoros utilizan todas las fuentes.

Los requerimientos energéticos diarios de los reptiles es muy inferior a aquellos mamíferos o aves de tamaño similar. La energía metabólica basal (BMR) es la medida de los requerimientos energéticos en aves y mamíferos, siendo el equivalente en reptiles la energía metabólica  estñandar (SMR). La energía necesaria en vida salvaje lo llamamos tasa metabólica de campo (FMR). Esta energía equivale a 1.25-2 veces la SMR. Estudios en iguanas ha demostrado que un un saurio de 100g posee un 5.5% de los requerimientos energéticos que posee un roedor del mismo tamaño (8.9kJ/día en comparación con 162kJ/día) (Nagy, 1982). Un estudio sobre Iguanas en vida salvaje mostró que se alimentaban 9 minutos al día durante un periodo de estudio de 15 days (Rand et al, 1990). En la vida salvaje, los reptiles pasan entre 30-70% de su tiempo a unas temperaturas reducidas por lo que sus requerimientos energéticos son aún menores.

Los dueños de reptiles en cautiverio sobrestiman las necesidades diarias de sus animales siendo, por desgracia , la obesidad y enfermedad hepática unas enfermedades que cursan con una morbilidad y mortalidad elevada. Un reptil puede perder un tercio de su peso sin problemas y, basándonos en los reqerimientos energéticos, un cocodrilo de 700kg puede tener unas reservas calóricas para sobrevivir 2 años de anorexia (Coulson, 1984).

La condición corporal, al igual que en otros animales, se le puede atribuir a un individuo siguiendo un sistema creciente, básico de puntuación. Siendo 1=emaciado, 2=subnutrido, 3=normal, 4=bien alimentado, 5=obeso. Se tomarán en cuenta factores como la cola y los cuerpos grasos. En Testudo graeca y hermani existe un ratio (Jackson) que relaciona la longitud del caparazón (medido en línea recta, no sobre la curva) con el peso. Esta medida tiene limitaciones como puede ser el crecimiento anómalo o piramidismo comúnmente encontrado en cautividad o hembras en fase de foliculogénesis, foliculostasis o grávidas. Para las tortugas otra forma de atribuir una condición corporal es asesorando la musculatura antebraquial.

Los grupos tróficos por conveniencia los clasificamos en ccarnívoros, omnívoros y herbívoros. Algunos están muy especializados, como por ejemplo Varanus olivacus que cambia su dentición, músulos maseteros e incluso huesos mandibulares para poder ser capaces de adaptarse a su alimentación de adulto constituido por moluscos y frutos (Auffenberg, 1988).

La alimentación en cautiverio puede ser muy compleja y muy dependiente de la especie por lo que los estudios de campo son fundamentales para comprender y prevenir enfermedades relacionadas.

CARNÍVOROS

En este grupo tenemos a las serpientes, cocodrilos, caimanes (ej:Caimán de Anteojos), aligatores, gran cantidad de tortugas acuáticas juveniles, muchas especies de varanos y otros lagartos. Los animales carnívoros sanos consumen alrededor de 25-60% proteínas y 30-60% grasas. Para las especies carnívoras las cantidades de carbohidratos ingeridas están limitadas a su presencia dentro de sus presas (alrededor de 5%) pero, sí que existen excepciones. El Camaleón del Yemen consume frutas y hojas en cautividad y probablemente sea un comportamiento que simula las épocas de sequía en el Yemen. Suelen requerir proteínas de calidad elevada (esto no suele ser relevante cuando hablamos de animales enteros pero si cuando se les da alimentación forzada). Es un tema sobre el cual faltan estudios por el momento pero, hay especies que no aprovecha las proteínas de origen vegetal por ejemplo. La mayoría de las comidas enlatadas de carne contienen glutén de maíz y harina de soja que reducen la calidad de estas comidas haciéndolas inapropiadas para reptiles carnívoros.

OMNÍVOROS

Aquellos animales que habitan lugares ricos en alimento suelen ser especies que seleccionan su alimentación y aquellos que habitan lugares con alimentos escasos poseen la tendencia de ser omnívoros. Algunos son omnívoros desde nacimiento, mientras que otros modifican su tendencia alimentaria según el estadío de vida.

Son animales que consumen materia animal y vegetal como muchas tortugas acuáticas y de caja, y gran cantidad de lagartos. Ejemplos de especies son Tortugas Caja Americanas (Terrapene sp.) y el Dragón Barbudo (Pogona vitticeps).

Se ha comprobado que el Dragón barbudo en edades tempranas puede consumir principalmente presas, para pasar a consumir presas y vegetales  (20-50%) de adulto (Greer, 1989; Macmillan et al., 1989). También se ha sugerido que una alimentación adecuada sería pasando a vegetales en los últimos años. El paso de una dieta carnívora a otra omnívora se pensaba que tenía lugar por las necesidades energéticas en relación con un limitado espacio gástrico (pensando que con las proteínas y grasas podían alcanzar sus necesidades) pero, se ha demostrado en tortugas del género Trachemys sp. que pueden alcanzar sus necesidades energéticas a base de una dieta estrictamente vegetal. En contraste a esto, otras especies parecen que retienen una elevada ingesta proteica para alcanzar esas necesidades energéticas. Se ha visto que en la especie Emydura macquarii tenía una eficiencia digestiva de alrededor de 50% con una dieta vegetal, mientras que con una dieta proteica animal la eficiencia estaba alrededor de 90%. En este caso no se alcanzan las necesidades energéticas con una dieta vegetal. Hasta que hayan estudios posteriores se aconseja una dieta proteica animal y una posterior introducción gradual de vegetales cuando el crecimiento se empieza a frenar.

El hecho de que ciertos reptiles, siendo omnívoros, elijan un almento u otro no sólo se basa en características energéticas de los alimentos concretos, sino que también entra en juego las deficiencias de ciertos nutrientes. Esto parece que sucede en Kinixys spekii que prefiere en ocasiones comer milpies u hojas en vez de hongos. Los hongos contienen mayor energía pero son deficientes en aminoácidos esenciales y calcio. La mediación de calcio era bajo en hojas y aún más bajo en hongos, siendo más alto en milpies. Es muy probable que el género Kinixys sp. comenzo siendo herbívoro y al habitar en zonas donde la vegetación  era estacional y deficiente en calcio, evlucionaron hacia el omnivorismo. Geochelone carbonaria y denticulata habitan en nichos semejantes a aquellos habitados por Kinixys sp., donde se alimentan de hongos, fruta y proteína animal (Moskovits et al, 1990). Parece comprensible que estas especies habiten en zonas donde hay una humedad elevada o acceso fácil a agua para poder eliminar mayores cantidades de ácido úrico a través de los riñones.

El calcio se sabe que es un mineral a menudo deficiente en la dieta de una tortuga herbívora que podría ser la razón por la cual algunas tortugas ingieren huesos o substrato (Marlow et al, 1982; Esque et al, 1994). Un ratio de potasio:sodio dietario (también llamado ratio de vitalidad) elevado puede ser problemático para una tortuga en crecimiento (Belovsky, 1978; Nagy et al, 1986), razón por la cual se piensa que Geochelone pardalis come substratos ricos en sodio (Hailey and Coulson, 1996).

El Dragón Barbudo (Pogona vitticeps) aún siendo principalmente insectívoro puede alimentarse de vegetales cuando las condiciones lo requieran y los insectos escasean.

En algunas situaciones puede ser beneficiosa una limitación de proteínas y por tanto de nitrógeno. En Tortugas de desierto (Gopherus sp.) se vió que la limitación de nitrógeno  inhibía la formación de folículos ováricos prehibernales (Henen et al, 1999), mientras que se estimulaba la formación de huevos cuando tenían reservas de proteínas (Henen, 2002).

Proteína Hidratos de Carbono Grasa
15-40% 20-75% 5-40%  

 

HERBÍVOROS

Ejemplos de los reptiles mantenidos en cautividad encontramos a la Iguana Verde (Iguana iguana), tortugas terrestres como la Tortuga Estrellada (Geochelone elegans), Lagarto de cola espinosa (Uromastyx sp.), etc. Estos animales adquieren la mayor parte de la energía de los carbohidratos (más del 50%), adquiriendo energía también de las proteínas (15-35%) y grasas (<10%). La cantidad de fibra cruda forma alrededor de 15-40% de la materia seca.

Principios generales de estas dietas:

   -Altos contenidos en hidratos de carbono de digestión lenta (ej celulosa), calcio y vitamina A.

   -Cantidades apropiados de proteínas de base animal y de densidad energética adecuada. Se administran a una frecuencia adecuada.

   -Bajos en azúcares de fermentación rápida (bajo contenido en fruta), grasa, tiocinatos (goitrógenos), fósforo, oxalatos y fitatos.

Se realiza en estos animales una hidrólisis en el intestino delgado de las proteínas y grasas, y una fermentación de fibra en el intestino grueso para dar ácidos grasos de cadena corta (acetato, propionato y butirato).

Los herbívoros suelen presentar problemas digestivos cuando la proporción de grasa es mayor que 12%. Siempre hay que comprobar los preparados comerciales, en caso de utilizarlos.

Proteínas Hidratos de carbono Grasa Fibra cruda
15-35% 55-75% <10% 15-40%