Varano de la Savanah

INTRODUCCIÓN

Los varanos pertenecen a la familia Varanidae. Los podemos encontrar en África del oeste hasta la parte este de África Central.

En cuanto las especies, cuatro de las cerca de treinta y siete especies registradas están clasificadas como especies en peligro según CITES y las demás están categorizadas como amenazadas. Incluso así las especies clasificadas como amenazadas son exportadas de sus países de origen.

La palabra "Varanus" proviene de "Waran", palabra arábiga cuyo significado es "Monitor". Las supersticiones dicen que el Varano del Nilo avisaba de la presencia de cocodrilos, cuando realmente lo que probablemente hacía era comer cocodrilos recién nacidos junto con huevos. La palabra "exanthema" viene de "erupción" que describe los bultos de la piel (osteodermas) de los varanos de la Savannah y de cuello blanco.

El tamaño de los varanos varía de entre 18 pulgadas y 2.7 metros que sería el tamaño adulto de un monitor acuático y os temperamentos varían desde tímidos hasta muy agresivos.

La clasificación es algo dinámico que varía según surjan nuevas conclusiones. El Varano de la Savannah (Bosc Monitor en inglés) en 1792 fue descrito por Bosc llamándose Lacerta exanthematicus. Después de una década, Daudin describió un varano similar llamándolo Tupinambis albigularis. A lo largo de los años ambas especies pasaron por varios renombramientos, acabando ambos en el género Varanus. Al final, por la similitud entre ambos varanos, acabaron combinados en la misma especie, con el varano descrito por Daudin nombrado como una subespecie de aquel descrito por Bosc. Por tanto teníamos un Varanus exanthematicus (Varano de la Savannah) y el Varanus exanthematicus albigularis (Varano de cuello blanco o Varano de la Savannah del Sur). Esta situación duró cerca de 200 años hasta hace poco.

Por las diferencias entre las escamas, situación de ollares, el color y dibujo corporal resultó después de discusiones exhaustivas en la separación de las subespecies. El Varano de la Savannah ahora se encuentra en un género propio: Varanus exanthematicus, y el V. e. albigularis se ha elevado a su propia especie: Varanus albigularis albigularis (cuello blanco) y Varanus albigularis ionidesi (cuello negro).

Los Varanos de cuello blanco y los de cuello negro, en la vida salvaje tienen una dieta más variada y son más grandes que los Varanos de la Savannah. También encontramos una distribución adversa en las distintas especies, siendo los Varanos de la Savannah de Benin, Burkina Faso, Camerún, República Africana Central, Chad, Congo (Zaire), Eritrea, Etiopia, Gambia, Ghana, Guinea, Guinea Bissau, Costa Ivory, Kenya, Liberia, Mali, Niger, Nigeria, Senegal, Sierra Leona, Sudan, Togo, y Uganda. Los varanos de cuello blanco los encontramos más hacia el este y sur, en Angola, Botswana, Kenya, Mozambique, Namibia, República de Sudáfrica, República Democrática del Sur de Congo(Zaire), Etiopia del Sur, Somalia del Sur, Swaziland, Tanzania, Uganda, Zambia, y Zimbabwe.

La mayoría de los varanos que entran a Europa provienen de Ghana, Kenia, Togo y Tanzania, siendo la gran mayoría de Kenia y Tanzania.

En cuanto a las diferencias morfológicas: los Varanos de la Savannah, los de cuello blanco y de cuello negro poseen un hocico menos afilado que el resto de los varanos. Los de la Savannah los podemos diferenciar de los otros dos por poseer osteodermas más grandes, sobre todo en las partes de alrededor de la cabeza y cuello. Otra diferencia es la posición de los ollares, siendo mucho más cercano al extremo del hocico en los Varanos de la Savannah que en los V. albigularis.

La coloración es similar en ambas especies que consiste en sombreados de negro y gris.

El Varanus exanthematicus tienen punteados con más puntos claros en el dorso que el Varanus albigularis. El Varanus albigularis tienen bandas oscuras alrededor de la cola, marcas que son más suaves en el V. exanthematicus. Los Varanos de la Savannah tienen la lengua azul bífida que usan de forma activa.

El Varano de la Savannah más longevo documentado tenía más de 12 años cuando se murió. Según avance la información sobre los cuidados en cautividad, quizá la longevidad será mayor.

Las especies mantenidas en cautividad suelen ser más grandes que aquellas en su hábitat natural debido a la disponibilidad de alimento (pueden pasar periodos secos de hasta 3-4 meses en los cuales el alimento escasea). En cautivad se ven a menudo especímenes que alcanzan 1.3m, longitud que es estado selvático es difícil de alcanzar.

Son animales voraces y fácilmente podrán incrementar su peso hasta 5 ó 10 veces en el curso de un año.

A la hora de elegir un varano debemos seguir un protocolo, como el de cualquier reptil que queramos adquirir. Podéis ver los pasos a seguir pinchando en el link de abajo.

MANTENIMIENTO EN CAUTIVIDAD

TERRARIO

Lo ideal para estos animales sería un terrario con espacio suficiente para moverse, esconderse, cazar, así como reducir el estrés que podría producir un terrario de dimensiones inadecuadas. Siempre hay que hacer lo que se pueda pero un terrario como mínimo podría ser de 1.5m de largo. A no ser que tengamos un ambiente cálido como una habitación climatizada no deberíamos plantearnos la posibilidad de un terrario abierto o hecho de malla.

En cuanto al sustrato, lo más higiénico pero menos estético será papel (p.ej de periódico). También podemos utilizar césped artificial. Algunos mantienen a los varanos con un sustrato de piezas de madera e incluso piedras. Siempre tenemos que tener en cuenta que los animales pueden ingerir accidentalmente el sustrato que nos puede llevar a futuros problemas como podría ser una impactación. También, éstos reptiles pueden evertir los hemipenes o evertir tejido cloacal al defecar pudiendo pegarse sustrato aparecer complicaciones como infecciones. En la vida salvaje, estos reptiles construyen túneles y también se aprovechan de túneles creadas por ardillas terrestres y termitas donde pueden llegar a poner los huevos incluso, por lo que se podrá proporcionar un sustrato para la realización de la misma pero tenemos que tener en cuenta los puntos anteriores junto con el problema de cambio del sustrato.

Éstos varanos necesitan cierta "privacidad" por lo que tendremos que proporcionar escondites a ambos lados del gradiente térmico.

Debemos recordar el tipo de hábitat donde viven estos animales a la hora de la construcción del terrario y no pasarnos con el diseño del mismo.

ILUMINACIÓN

Al igual que otros saurios, los varanos necesitarán metabolizar el calcio mediante la vitamina d3, entre otras hormonas, por lo que deberíamos proporcionarles luz UV (siendo la B importante para esta función), además de luz diurna visible, junto con un fotoperiodo regular que puede estar entre 10-12 horas.

TEMPERATURA Y HUMEDAD

Los Varanos de la Savannah provienen de ambientes cálidos y secos (Savannah de África Central y Subsahariana). Aquellos que viven en zonas más al sur experimentan temperaturas más templadas. Si experimentan temperaturas más frías en invierno, estos varanos pueden entrar en una hibernación breve (lo mejor es que no lo experimenten).

Durante el día, las temperaturas deben de estar en un rango de 29-32ºC(día). Por la noche puede descender unos 10º llegando a un rango de 24-29ºC(noche).

Se les puede proporcionar calor de varias formas, pero deben de tener una temperatura de ambiente y una zona de asoleamiento. Se aconseja siempre el uso de un termostato. Por la noche podremos utilizar una manta o una combinación de luz infrarroja. Cuidado con las rocas térmicas!!

ALIMENTACIÓN, SUPLEMENTACIÓN Y AGUA

Un varano sano comerá prácticamente cuando tengan comida a su disposición. Si vemos que no comen los animales, y no están en época de cría, ni pasando una hibernación, posiblemente estaremos ante un problema.

Los varanos juveniles pueden empezar con una dieta de insectos (grillos, zoophobas) y pinkies. No deberemos dar alimento más grande que dos tercios de la anchura de la cabeza y empezar con pinkies una vez que tengan un par de meses de edad y hayan crecido lo suficiente para este fin. Con el crecimiento de los pequeños podremos darles ratones más grandes.

El tener a los varanos moviéndose para cazar a los grillos es un ejercicio necesario para ellos. A los recién nacidos podemos ofrecer comida de perro bajo en grasa alguna vez, pero a los adultos sólo lo haremos si estuvieran enfermos para una ingesta mayor de calorías. Debemos evitar la comida de gato por el alto contenido graso. No es poco frecuente la lipidosis hepática, precisamente por la alimentación con altos contenidos grasos y poco ejercicio.

Debemos variar la dieta a base de roedores y lo podemos hacer con invertebrados.

No suelen comer presas que son demasiados grandes para ellos y, si lo hacen, suelen regurgitarlo. Los varanos adultos comerán ratones adultos, ratas pequeñas, y hámsteres pequeños, siendo los jerbos una fuente más natural para ellos. Debemos evitar ofrecer cobayas por tener un pelo denso y difícil de digerir. También en la vida salvaje pueden llegar a ingerir serpientes venenosas y huevos. La alimentación en cautividad será una imitación borrosa de aquella salvaje. Lo importante es que tengan presas que sean sanas, del tamaño correcto y que se muevan con regularidad nuestros varanos.

También pueden alimentarse de presas muertas, siendo importante, si son congeladas, el calentamiento leve antes de ofrecerlos.

Lo ideal será ofrecer la presa colgada de pinzas o de las manos. Los animales capturados en estado salvaje pueden tener problemas al intentar acostumbrarse a una dieta principalmente a base de roedores y que en su hábitat se habrán alimentado de todo tipo de animales, incluyendo ranas, otros reptiles, incluso tortugas recién nacidas, etc.

El periodo de mayor crecimiento es durante los dos o tres primeros años y será el tiempo en la cual consumirán mayor cantidad.

En cuanto a la frecuencia de alimento, debemos proporcionar:

A los juveniles (hasta 25cm de tamaño) de uno a cuatro pinkies cada dos o tres días. Se debe de combinar con grillos y gusanos también. Los recién nacidos comenzarán con una dieta de insectos como hemos citado arriba.

Los juveniles o subadultos (hasta aprox. 60cm) comerán de uno a cuatro ratones por semana, con una variedad de insectos.

Los adultos pueden comer dos veces por semana y se ajustará dependiendo de la ganancia de peso y cantidad de ejercicio. Como ya hemos citado antes, la obesidad en Varanos de la Savannah es un problema común. Será a base de roedores y de insectos.

Debido a un artículo que se vio en una revista herpetológica de aficionados, mucha gente ha cambiado la dieta de sus varanos, pasando de una dieta principalmente de roedores a otra de insectos. Ha habido y sigue habiendo mucha discusión en este tema.

Una entrevista de Melissa Kaplan a uno de los personajes más prestigiosos en el mundo de los varanos (Balsai) decía lo siguiente:

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Kaplan: "One of the people who wrote me said that studies at the San Diego Zoo's CRES demonstrated that obstipation and constipation occurred when the monitors were fed mice, and that in the wild they tend to be scavengers and eat only the meat and entrails and rarely consume skin and hair."

Balsai: "I disagree with this. They have not really demonstrated this at all. They have failed completely to isolate problems stemming from obesity, from those that arise from the diet itself. See my other comments for what we "really" know about wild savannah monitor diets (as opposed to white-throats, and even with this white-throated species, field studies are restricted to only a few isolated populations rather than from studies more evenly distributed in their range). For example, CRES has apparently only studied the white-throat population in Etosha National Park, which I believe is in Namibia. This is known to be a very arid region and it is known that white-throats range through several other habitat types, in addition to this region. What do white-throats feed on in areas that are not arid? I doubt any long-term studies have been conducted on these populations to be able to say anything meaningful about their diets in such areas. Naturally, such studies will be expensive and time consuming, but they are needed, before we can really have any true picture of wild monitor diets. In addition, we must have a thorough knowledge of any human changes inflicted upon the habitat that might actually indicate the lizards now have artificially induced food preferences, as Gaulke suggested for water monitors in the Philippines. "
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

En la entrevista se dijo que el Zoo de San Diego había demostrado que estos animales eran carroñeros y oportunistas en cuanto a la alimentación, dejando de lado todo lo que tenía que ver con pelo y piel. El Sr Balsai aquí muestra que realmente sabemos relativamente poco en cuanto a la dieta de estos animales y que quedan muchos estudios por hacer.

Debemos suplementar a nuestros animales con complejos vitamínicos y minerales (calcio), sobre todo a los pequeños ya que los roedores pequeños tienen los huesos en formación aún, habiendo dosis mínimas de calcio y vitamina d3. Podemos inyectar suplementos como Nutri-Cal o otras pastas con elevadas concentraciones de vitaminas y minerales en las cavidades de las presas muertas, cubrir a los animales,etc. Cuidado en estas especies con la enfermedad metabólica ósea ya que tienen cierta tendencia de padecer la enfermedad sobre todo por una alimentación a base de ratones juveniles con poco desarrollo óseo.

En cuanto al agua, estos saurios aprovecharán una oportunidad para sumergirse en ella. Debemos de proporcionar un recipiente donde puedan sumergirse (pueden permanecer debajo del agua durante periodos de tiempo largos). Tenemos que estar pendientes del recipiente ya que, aparte de beber en ella, también defecarán.

REPRODUCCIÓN

Estos reptiles comenzarán la fase de la reproducción con un cortejo de los machos hacia las hembras, con movimientos de la cabeza del macho y mordisqueando las patas delanteras de la hembra. Después vendrá la cópula propiamente dicha y pasadas aproximadamente 4 semanas, la hembra pondrá 16-53 huevos.

Después de una incubación de 152-184 días y mantenidas a temperaturas de 29-30ºC nacerán los pequeños varanos con un tamaño de 130mm y un peso de 20g de media.

Los jóvenes tomarán pinkies ya a las seis semanas aproximadamente, pero en la primera etapa ya hemos visto que tomarán principalmente insectos (ver alimentación). Al cabo del primer año los machos miden 40-50cm y las hembras 25-30cm.