Tortuga Mora

INTRODUCCIÓN

El género Testudo está formado por 5 especies distintas:

Testudo graeca (Tortuga Mora)
Testudo hermani (Tortuga Mediterránea)
Testudo marginata (Tortuga Griega o Marginada)
Testudo kleinmanni (Tortuga Egípcea)
Testudo weissingeri (Tortga de Weissinger)*varias designaciones

La especie Testudo horsfieldii pasó al género Agrionemys. A su vez, Testudo graeca tiene varias subespecies no estando muy claro aún la posible división de las diferentes subespecies. Los nuevos estudios genéticos aún confunde más la taxonomía por lo que esperamos cambios en los próximos años.

Esta especie se divide en varias subespecies, entre las que tenemos, según "The Reptile Database", las siguientes subespecies:

Testudo graeca graeca
Testudo graeca anamurensis
Testudo graeca armeniaca
Testudo graeca cyrenaica
Testudo graeca ibera
Testudo graeca floweri
Testudo graeca lamberti
Testudo graeca marokkensis
Testudo graeca nikolskii
Testudo graeca pallasi
Testudo graeca soussensis
Testudo graeca terrestris
Testudo graeca zarudnyi

Siendo de entre las más distribuidas en cautividad las siguientes:

T.g.ibera: Turquía
T.g. graeca: norte de Marruecos y Argelia, y también en España
T.g. terrestris: Siria y desde Turquía hasta Iraq
T.g. zarudnyi: Irán


Para más información sobre especies/subespecies y también sobre Testudo whitei:

Reptile database: Testudo graeca (Linnaeus, 1758)

Tortoise Trust: New light on an old tortoise - Gilbert White's Selborne tortoise re-discovered. A C Highfield & J. Martin / Tortoises of north Africa; taxonomy, nomenclature, phylogeny and evolution with notes on field studies in Tunisia. A C Highfield


En el verano del 2001 llegaron a las tiendas de Estados Unidos unas tortugas del género Testudo que eran mucho más claras de caparazón y, se llamaron Griegas Doradas. Estas tortugas podrían ser Testudo graeca terrestris que proceden de zonas de arena que se han adaptado.

En España, está incluida actualmente en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas donde es considerada de "Interés Especial" (Real Decreto 439/1990). El "Libro Rojo de los Vertebrados de España" la cataloga como "especie en peligro". En nuestra Comunidad, aparece como "vulnerable" en el Catálogo de Especies Amenazadas de la Región de Murcia de la Ley 7/95 de la Fauna Silvestre.

Tienen un caparazón bastante abombado, de color marrón claro con manchas negras. El plastrón es también claro con menos o más manchas negras, según cada ejemplar. Las patas y la cabeza también son de color marrón. En las patas se observan unas escamas bastante grandes y duras. Las uñas también son bastante fuertes y resistentes.

Una característica distintiva de esta especie es que tienen un único escudo supracaudal y en la parte caudal de los muslos aparecen dos tubérculos córneos, como espolones (Spur Thied Tortoise en inglés). Esta ultima es una forma rapida de diferenciar Testudo graeca con Testudo hermanni. Esta ultima especia dispone de una especie de una o zona cornificada en la punta de la cola.

Es bastante sencillo distinguir ambos sexos, siempre que la tortuga ha alcanzado ya un tamaño mínimo. El macho tiene la cola mucho más larga y ancha que la hembra y tiene los escudos anales mucho más abiertos. Los machos suelen ser más pequeños, tienen el plastrón algo convexo y tienen los escudos supracaudales curvados hacia dentro.

Su hábitat acostumbra a ser zonas semi-áridas, con vegetación escasa y arbustos bajos. Se recomienda tener estos animales en recintos al aire libre todo el año en las zonas mediterráneas, pero en otros lugares de la península es posible que también soporten el invierno al exterior.Esta especie, si es alimentada debidamente, acostumbra a ser muy resistente.

MANTENIMIENTO EN CAUTIVIDAD

TERRARIO

Estas tortugas se pueden mantener, bien en terrario o en el exterior. En España se mantienen en el exterior generalmente si están en el clima mediterráneo. En caso de mantenerlos en el interior de un terrario se debe de hacer en proporción al tamaño de la/las tortugas.

El recinto debe ser espacioso. Se deben proporcionar obstáculos para estas tortugas como manojos de pinocha o piedras o alguna zona donde puedan esconderse.

En caso de mantener estas tortugas en el interior se puede realizar una mesa tortuguera que consistirá en una estantería volcada. Para una tortuga recién nacida debería ser como mínimo de 60x90cm de forma ideal, para ser aumentado con la edad.

ILUMINACIÓN

Es muy importante que la zona donde alberguemos estas tortugas sea bastante soleada (natural o artificial) para poder recibir los rayos UV, bien a través del sol o con dispositivos de emisión de UV.

El espectro de luz debe de ser total y proporcionar, por tanto, UVA y UVB. La luz UVB es esencial para la producción de vitD3 y la UVA influye en caracteres y ciclos sexuales.

TEMPERATURA Y HUMEDAD

En cuanto a la temperatura debe haber un zona de asoleamiento de 32ºC (como máximo 36ºC) y, dentro del terrario lo ideal es ofrecer un gradiente térmico entre 20-30ºC. Por la noche puede bajar la temperatura hasta los 18ºC.

Es una especie que hiberna por lo que se debe realizar esta fase para un cuidado óptimo de la especie. Algunos autores apoyan que no se debe dejar hibernar el primer año de vida si se mantiene en cautividad en el interior. Esto realmente no es así ya que en la naturaleza nacen y, posteriormente llega la época de hibernación. Sí que es un tema frágil y se debe consultar a un experto en esta especie. Es muy importante en cualquier caso que siempre tengan agua disponible. En las zonas mediterráneas españolas hibernan de forma natural. Durante este periodo se debe de proporcionar unos escondrijos con paja o pinocha y debemos de vigilarlas de vez en cuando, aunque sin molestarlas, por si hubieran depredadores como gatos o ratas alrededor.

El nivel de humedad debe de mantenerse ni muy alto, ni muy bajo, alrededor de 60-70%.

ALIMENTACIÓN, SUPLEMENTACIÓN Y AGUA

Las tortugas mediterráneas (Testudo sp.) en estado salvaje poseen una dieta a base de vegetales, incluyendo hojas, hierbas, flores y, ocasionalmente frutas caídas. Son tortugas casí exclusivamente herbívoras. De forma oportunista pueden llegar a consumir algún tipo de alimentación proteica de origen animal. Aquellos que citan que las tortugas mediterráneas necesitan proteína animal incluida en sus dietas es simplemente erróneo.

En cautividad se pueden ofrecer hojas y flores de hibisco, así como los cactus Opuntia que contienen alto nivel de calcio y de fibra. Otras plantas recomendadas son: Taraxacum officianale, Leontodon spp., Sonchus spp, Pictis spp, Crepis spp, Plantago spp, Trifolium spp, Lonicera periclymenum, Hypochoeris spp, Vicina spp, Lotus spp, Malva spp, Calystegia spp, Sedum spp, Cymbalaria muralis, hojas de Robinia. Al igual que se se recomienda el "Diente de León", se deben de dejar de lado las lechugas por ejemplo entre otras. Debemos de proporcionar dietas con alto contenido en fibra y no depender solamente de "ensaladas de supermercado".

Aquellas tortugas alimentadas con dietas de alto contenido proteico tendrán una serie de características específicas de entre las más citadas: crecimiento excesivamente elevado, enfermedad renal y presencia de uratos en la vejiga.

Al poseer un crecimiento rápido en estadios juveniles no hay lugar de error en su alimentación y nutrición. En cuestión de semanas se pueden encontrar con un daño irreparable. Aquellas tortugas alimentadas con comidas de perro o de gato, grillos, piensos comerciales y otros alimentos ricos en proteínas como guisantes o alubias pueden sufrir una insuficiencia renal a causa de un exceso de proteínas.

El objetivo es la de mantener a estas tortugas con dietas altas en fibra, bajas en frutas y proteínas, y ricas en calcio. Con esto tendrán un funcionamiento digestivo bueno y un crecimiento de caparazón suave. Algunos veterinarios de reptiles reconocidos por sus trabajos internacionales se refieren a estas tortugas como "cabras dentro de un caparazón" por el tipo de alimentación.

La frecuencia de alimentación será todos los días para los recien nacidos y a medida que pasa el tiempo se reduce la freceuncia hasta llegar a 3-4 veces por semana en subadultos y adultos. El crecimiento acelerado es una de los problemas que vemos en la clínica diaria en más del 80% de las tortugas del género Testudo.

En cuanto a las exigencias de agua, en la vida selvática las tortugas beben agua cuando tienen la ocasión. Deben de tener agua disponible en todo momento ya que el sistema renal de los reptiles no aguanta una deshidratación de la misma manera que los mamíferos. Se recomienda en cautividad bañar a estos animales durante 15-20 minutos 1-2 veces por semana para asegurar la hidratación, ya que pueden reabsorber agua por la cloaca hacia la vejiga que sirve de reservorio y si hay algún problema que no ha sido detectada al menos mantenemos la hidratación.

Composición de la dieta:

Vegetales (95%)
hojas verdes (mostaza, rabaniza, hojas nabo, col rizada, col, diente de león, espinacas, brocoli), hierbas de jardín, hibisco, hojas de vid, rosas, claveles, lechuga (no dar en exceso), calabaza, calabazín, zapallos, patatas dulces, zanahorias desmenuzadas, surtido de verduras congeladas (guisantes, maiz, zanahorias, alubias verdes); alfalfa, rábano, trébol; pienso de alfalfa humedecido, champiñones, brocoli, guisantes verdes, cactus (Opuntia, sin espinas!)

Frutas (<5%)
uva
s, manzanas, naranjas, peras, fruta de Opuntia, melocotones, ciruelas, datiles, melones, fresas, frambuesas, plátanos, mangos y tomates.
Se recomienda fuertemente una suplementación con calcio libre de fósforo (ingieren suficiente fósforo ya en la dieta) y vitamina D3 dos veces por semana. Esta suplementación debe ser más a menudo en aquellos ejemplares jóvenes o hembras gestantes. Es fundamental la exposición a rayos UV para una correcta síntesis de vitamina D3.

La suplementacion debe ser con calcio para incrementar el ratio de calcio/fosforo (Ca/P). El carbonato calcico suele ser el mas habitual y el grado de asimilacion es apropiada. tambien se puede suplementar un par de veces por semana con un complejo vitaminico adecuada para especies herbivoras.

REPRODUCCIÓN

La tortuga mora, al finalizar la hibernación, despierta para iniciar instinto de copular. Los machos persiguen a las hembras mostrando gran interés por ellas, mordiéndoles las patas y chocando contra ellas para luego intentar montarlas. Durante la cópula el macho a menudo abre su boca a la vez que realiza ruidos. La hembra se mantiene en el mismo sitio realizando movimientos de lado a lado con las patas delanteras. Al mantenerse en cautividad varios machos habrá uno dominante que montará a los demás.

Previo a la puesta, la hembra buscará el lugar más idóneo para realizar el nido. Se pueden observar uno o dos días antes de realizar la puesta unos comportamientos dominantes sobre los otros ejemplares (asemejándose a la monta) para intentar conseguir una tranquilidad durante la puesta.