Serpiente del maizal

INTRODUCCIÓN

La Serpiente del maizal (Elaphe guttata o Pantherophis guttatus) es una serpiente no venenosa, normalmente de color marrón-amarillenta con una serie de manchas en silla de montar grandes y rojas bordeadas de negro a todo lo largo del dorso. La marca dorsal de la cabeza se afina como una punta, mientras que otra franja roja atraviesa el morro y pasa por ambos ojos. La zona del vientre muestra dibujo a cuadros en blancos y negros que nos recuerda el tablero del ajedrez, también moteadas con naranjas o rojos.

Hay variantes de color según la zona de procedencia, las de las regiones de Okeetee de carolina del Sur son muy apreciados por su intenso color y precisión en los dibujos ventrales. Los del Sur de Florida tienen muy poco negro en las sillas de montar o en el vientre (a veces se la han denominados P.g. rosácea). Las características varían según la procedencia y la edad del animal, así, un ejemplar joven no poseerá los colores tan vivos como los adultos.

Los ejemplares mantenidos en cautividad suelen tener una medidas de 61 a 182 cms. En estado salvaje puede llegar a 180 cms, aunque esta medidas son difíciles de observar. El tamaño del adulto se suele alcanzar entre los 3 ó 4 años. Éstos colúbridos pueden alcanzar alrededor de unos 23 años en cautividad siempre y cuando se reúnan las mínimas condiciones de mantenimientos (siendo el récord de 32 años). 

ACLARACIÓN TAXONÓMICA

En 2002, todas las serpientes norteamericanas del género Elaphe se reclasificaron en el género Pantherophis , cambiando su Elaphe guttata a Pantherophis guttatus , sin embargo no se aceptó este cambio, y sigue refiriéndose como Elaphe. En 2003 el "Herpetological Review" rechazó el cambio de Elaphe a Pantherophis sobre la base de insuficientes estudios.

El "International Committee for Zoological Nomenclature, ICZN" no ha tomado ese cambio. Los cambios taxonómicos se hacen oficiales cuando los aprueba el ICZN, y mientras no lo publiquen, los artículos con la reclasificación taxonómica se toman como sugerencias taxonómicas.

HÁBITAT

Es un colúbrido adaptable y ha ocupado la mayoría de los hábitat llegando a convivir con los humanos en sus lugares de orígenes entre plantaciones de frutales, montones de escombros, casas en ruinas, bordes de caminos, jardines abandonados... Se pueden por las carreteras por las noches calurosas, siendo así muy frecuentemente capturadas por los coleccionista aunque esta practica esta fuertemente castigada por las leyes de algunos Estados. Su hábitat original lo constituyen los bosques claros y soleados, en especial de coníferas, gusta de trepar a estos árboles en busca de pollos de aves.

Las serpientes son reptiles tímidos y la Serpiente del Maizal no es ninguna excepción. Encima ésta es de hábitos nocturnos por lo que si queremos un reptil para "lucirlo" tampoco será la mejor opción. Es una especie que pasa la mayor parte del tiempo entre canales de madrigueras o escondida debajo de ramas. Suele hibernar, aunque se dan casos como en Florida que no se dan una hibernación propiamente dicha. Es de hábitos crepusculares y nocturnos por lo que no debemos de esperar mucha actividad de día. Es muy ágil, rápida y escurridiza, desplazándose normalmente por el suelo, pero a menudo trepa a los árboles y demás lugares altos. La primera muda se realizará a los pocos minutos desde la eclosión y posteriormente mudarán las serpientes jóvenes hasta una vez al mes y los adultos de dos a tres veces al año. Cuando comienzan la muda los ojos adoptarán una apariencia de color azulado, ésto no es patológico, ya que la última capa de la córnea también se renueva (hay especies como el gecko leopardo en el cual no ocurre ésto). Cuando se encuentra en presencia de un enemigo o de un ejemplar de su mismo sexo durante la época de celo, mueve acompasadamente el cuerpo, como si de un tic nervioso se tratase.

CLASIFICACIÓN

Las serpientes del maizal son sin duda aquellas con mayor variedad de colores y morfologías. Hay más de treinta morfologías diferentes. Esto se hace posible gracias a los programas de cría seleccionada. Los neonatos pueden parecer totalmente diferentes a los padres, incluso siendo de una morfología estricta, por esto muchos criadores esperan varios meses para poder venderlos. Siempre se aconseja al comprador de ver a los padres de los neonatos antes de adquirirlos. La cría en cautividad de esta especie es ampliamente distribuido por todo el mundo y podría ser equiparable, en cuanto a sus colores y diseños a los Geckos Leopardo, apareciendo nuevos colores o fases continuamente. A continuación unos ejemplos sencillos de clasificación según el color y según el diseño de estos colubridos: Clasificación por el Color (algunos ejemplos) Tipo o nominal: ejemplares con coloración característica de la especie. Amelanistica: ejemplares sin pigmento negro. Anersitica: ejemplares sin pigmento rojo. Nieve: ejemplares sin pigmento negro ni rojo, son totalmente blancas. Rojo Sangre: una variedad desarrollada en Florida en que el cuerpo entero del animal presenta pigmentos rojos intensos. Clasificación por el diseño (algunos ejemplos) Typo: con el diseño Clásico Striped o Lineal: con diseño a lineas longitudinales en el dorso y costado Motley o punto y seguido: las sillas de montar se alargan sin llegar a unirse. Aztec o Zigzag: aberraciones de las sillas, las cuales se unen y se separan entremezclados. Blizzard o Ventiscas: totalmente blancas y carentes de diseños alguno.

MANTENIMIENTO EN CAUTIVIDAD TERRARIO

Debemos disponer de un terrario que tenga altura de forma ideal ya que tienen hábitos semi-arbóreos y nuestra misión es la de crear un microambiente lo más parecido posible a su hábitat natural para así lograr reducir el estrés en cautividad y que se lleven a cabo todas las funciones vitales con los mínimos problemas posibles. El tamaño del terrario y el diseño es algo personal, siempre y cuando la serpiente tenga un espacio "adecuado", ésto puede ser por ejemplo 60x60x70 para un ejemplar jóven. Como sustrato podemos utilizar una amplia gama, tales como cortezas de pinos, mantillo de tierra o turba mezclada con arena, corteza de coco, césped artificiales, o si se prefiere aunque menos decorativos y más higiénicos virutas de madera o papel de periódico. Tenemos que proporcionarle un escondite, algo muy importante con lo cual evitaremos problemas relacionados con estrés proporcionandole una cierta seguridad a nuestra serpiente. Un problema que se ve a menudo con serpientes es que dejan de comer, cosa que bien puede ser por un factor fisiológico como una muda, pero también por no proporcionar un escondite adecuado o tener a serpientes juntas. Podrémos utilizar cortezas de corchos, tejas, pizarras planas, o tiesto de macetas con agujeros en la parte superior, también podemos utilizar para tales los nidos que se comercializan para las crías de aves, realizado en maderas. Todo lo que vayamos a introducir en nuestro terrario debe ser debidamente limpiado y desparasitado, evitando de esta forma la propagación de enfermedades y parásitos. Debe disponer de un recipiente de agua, esta es conveniente que sea tan amplia como para poder permitir bañarse a nuestra serpiente , ayudándole con estos baños a permanecer limpia, facilitando la muda y la buena digestión después de la comida. Gustan de permanecer varios días emergidas en el agua dejándolo solo la cabeza al exterior del medio liquido. Como decoración podemos ofrecerle algunas ramas, piedras, o cortezas, algunas especies gustan de trepar por las ramas y enroscarse en ellas, aunque son las menos ya que la mayoría son muy terrestre. A diferencia de sus afines las lampropeltis, las Pantherophis gustan de trepar y de permanecer descansado en las ramas o troncos.

ILUMINACIÓN

Son animales crepusculares y nocturnos que se van a alimentar de mamíferos y aves (la mayoría adultas) por lo que las necesidades de UV son mínimas si no ninguna. Recordemos que las presas adultas tienen un desarrollo óseo avanzado conteniendo calcio y vitamina D3, no siendo así en las presas más jovenes como los "pinkies". Algunos autores defienden que debemos intentar crear un microhábitat lo más parecido al suyo natural, es decir, incluyendo un espectro amplio con rayos UV. Esto elevaría el coste pero quizá merece la pena proporcionar la máxima cantidad de "lujos" a nuestros animales ya que tampoco lo sabemos con un 100% de certeza.

TEMPERATURA Y HUMEDAD

Una temperatura adecuada para mantener a estas serpientes serría entre 25-30ºC durante el año, con un perodo de descenso en los que estarán alojados entre alrededor de 10ºC menos durante los meses de noviembre hasta febrero. Ésta bajada de temperatura es un estímulo para iniciar el ciclo reproductivo de los reptiles (Hay especies que lo requieren y otros que no). Durante éste periodo no se les proporcionará alimento pero si agua en todo momento. Se puede bajar la temperatura 2.8ºC al día o cada dos o tres días hasta alcanzar la deseada. Se iniciará un calentamiento ligero progresivo, después del cual (unas dos o tres semanas) se empezará a ofrecer comida. Se recomienda la hibernación para la cría de los animales pero siempre que tengan una buena condición corporal y estén sanos.

ALIMENTACIÓN, SUPLEMENTACIÓN Y AGUA

Los ejemplares jóvenes se alimentan principalmente de pequeños lacértidos y pequeños roedores recién nacidos. Según van creciendo depredan sobre roedores y pequeñas aves. Son serpientes constrictoras por lo que tomarán el alimento vivo de un mordisco y acto seguido lo asfixiarán enrrollándose alrededor de la misma hasta que muera para después ingerirlo entero normalmente de cabeza. Se dan casos de serpientes que se comen la presa aún viva. En cuanto a la frecuencia de alimentación se suele realizar de media cada 5 a 8 días, esta regla no es aplicable para todos los individuos, ya que algunos ejemplares consume cada 3 o 4 días una presa. Debemos siempre pensar en posibles patologías como pueden ser obesidad, retenciones de huevos, etc. En cuanto a suplementos, podrémos suplementar cada cierto tiempo a las serpientes con complejos vitamínicos y calcio. Ésta práctica tendrá mayor importancia en épocas de crecimiento o producción de huevos. Debe disponer de un recipiente de agua, esta es conveniente que sea tan amplia como para poder permitir bañarse a nuestra serpiente , ayudándole con estos baños a permanecer limpia, facilitando la muda y la buena digestión después de la comida. Gustan de permanecer varios días emergidas en el agua dejándolo solo la cabeza al exterior del medio liquido.

REPRODUCCIÓN

La época de cría se extiende entre los meses de Diciembre y Julio generalmente. Esta época consta de 4 meses de alimentación, seguido de 3 meses de brumación o descenso de temnperaturas, semanas de cópulas y periodo de puestas (primera y posible segunda). Son ovíparos y la puesta tendrá lugar alrededor de 45-60 días después de la cubrición, escogiendo para depositar los huevos un lugar húmedo y soleado como puede ser: bajo rocas, escombros, bajo bloques de hormigón, cuevas abandonadas de roedores o simplemente excavando en terrenos blandos. En cautividad tendremos que proporcionar una zona de puesta.

La puesta suele ser de entre 10 y 30 huevos, lo más normal es alrededor de 18. La longitud ideal para la cría es con medidas de 1 m o más para las hembras.

Una temperatura adecuada para mantener a estas serpientes serría entre 25-30ºC durante el año, con un perodo de descenso en los durante los meses de Noviembre hasta Febrero. Ésta bajada de temperatura es un factor más para iniciar el ciclo reproductivo de los reptiles. El fotoperiodo es otro factor importante y aún quedan estudios que realizar sobre la contribución de cada uno de los factores de forma independiente. 

Durante éste periodo no se les proporcionará alimento pero si agua en todo momento. Se puede bajar la temperatura 2.8ºC al día o cada dos o tres días hasta alcanzar la deseada.

Se recomienda una brumación para la cría de estas serpientes pero siempre que tengan una buena condición corporal y estén sanos.

La incubación dura de 60 a 70 días, según la temperatura, y los animales recién eclosionados miden entre 25 y 38cm. Los jóvenes alcanzarán la madurez entre los 18-36 meses. La incubación la podremos realizar en un sustrato de vermiculita a una proporción de 1:1 de agua, y a una temperatura de 27 a 29 ºC, es conveniente practicar unos orificios de ventilación en el contenedor de incubación, para evitar la proliferación de hongos. La primera muda se puede llegar incluso a producir a los pocos minutos desde la eclosión.

Ver Cría en Colúbridos