Dragon Barbudo

INTRODUCCIÓN

Animal perteneciente a la familia de los Agámidos y genero Pogona sp que hasta hace poco estaba incluido en el género Amphibolurus sp.

Mide alrededor de los 20 cm de longitud de punta de hocico a la cloaca. La cola en esta especie es tan larga como el propio cuerpo, por lo que la longitud corporal total en esta especie se sitúa en torno a 40 - 45 cm .

Son animales muy apacibles, que se adaptan perfectamente a la presencia del hombre, reproduciéndose con relativa facilidad en cautividad. Su comportamiento con otros miembros de su especie es territorial, estableciéndose una jerarquía en la que el macho más fuerte se queda con el mejor territorio y lugares de asoleamiento.

Estos agámidos mantenidos en unas condiciones de cautividad favorables pueden llegar a vivir más de 7 años ( incluso hasta 12 años).

Tienen una cabeza y cuerpo macizo, con unas extremidades robustas, acabadas en unos dedos largos y fuertes, con unas uñas también fuertes que les permiten escarbar y trepar con facilidad. La cola es larga comparativamente con el cuerpo. El cuerpo está dorsalmente aplanado. La boca es grande y con una fuerte dentición que les permite consumir una gran variedad de alimentos. Presentan a lo largo por todo el cuerpo, y sobre todo debajo de la garganta, unas escamas finas y puntiagudas, que son las que hacen que estos reptiles reciban el sobrenombre de dragones barbudos. Las escamas no nos pincharán cuando cojamos al pogona en la mano pese a su aparente aspecto de peligrosidad puesto que son blandas. Presentan alrededor de los ojos unas escamas con aspecto de pestañas, que tienen como posible misión el evitar que el polvo y la arena se introduzca en los ojos.

El Dragón Barbudo del Este (Pogona barbatus) también conocido como el Dragón Barbudo Costero, es frecuentemente comercializado como Dragón Barbudo Rayado (Pogona vitticeps), la cual se conoce también como Dragón Barbudo del Interior, debido a su parecido físico. Los cuidados de este animal son idénticos a los del lagarto tratado en esta ficha a excepción de que el Dragón Barbudo del Este soporta temperaturas más bajas. También encontramos P. henrylawsoni, P. microlepidota, P. minor, P. nullabor, P. minima, P.mitchelli. El más comercializado sin duda es la Pogona vitticeps aunque, en Estados Unidos se ven tanto esta como la P.barbatus y la P. henrylawsoni.

La principal diferencia en esta especie entre machos y hembras, es que el macho presenta poros femorales y preanales más marcados que las hembras. Además las hembras son más pequeñas, y tienen una cabeza menor y menos maciza que los machos. La apertura cloacal de las hembras también es más pequeña, las escamas que rodean esta son más pequeñas que las que presentan los machos, y no distinguimos los dos abultamientos en la cola de los hemipenes.

Debido a su amplia área de distribución podemos encontrar a estos animales tanto en zonas boscosas como en regiones desérticas y áridas, así como en áreas de sabana. Es un animal que se ha adaptado bastante bien a habitar las zonas pobladas por el hombre, por lo que no resultará extraño encontrarle próximo a asentimientos humanos. Es de hábitos diurnos y terrestres, aunque es un reptil al que le encanta trepar y encaramarse a piedras, ramas y pequeños arbustos. Son animales tremendamente territoriales.

Durante los últimos años y debido a un incremento de la demanda por parte de los aficionados, se han comenzado a obtener distintas variedades de color destinadas a la venta, como la rojiza y la rayada.

MANTENIMIENTO EN CAUTIVIDAD

ALOJAMIENTO

Los dragones barbudos, como ya hemos mencionado, son reptiles muy territoriales y además muy curiosos y activos, por lo que debemos prestar una especial atención a las dimensiones del habitáculo, y no proporcionar a nuestras mascotas un terrario pequeño. Una superpoblación del alojamiento provoca estrés y malestar entre los habitantes del mismo.

Las dimensiones mínimas para animales de 8 a 10 cm . serán de 50 x 30 x 30 cm . Los individuos adultos requieren un mayor espacio, por lo tanto las dimensiones ideales del terrario tendrán que ser de 100 x 30 x 40 cm . Los ejemplares recién nacidos soportan mejor el disponer de menos espacio por ejemplar; para un juvenil, 40 litros de terrario por dragón es suficiente. Para una pareja es aconsejable proporcionar un terrario de 130 x 60 x 50 cm . o superficie equivalente para asegurar unas buenas condiciones.

Al habitar en zonas desérticas y semidesérticas no necesitan una humedad ambiente elevada, por lo tanto el terrario puede ser construido de madera, con el frontal de cristal, y para contar con una ventilación adecuada una rejilla en la parte baja de un lateral y la otra en el techo.

Estos animales necesitan recibir rayos UV (A y B), es decir, un espectro total de luz. Ésto lo podemos conseguir con tubos UV, bombillas compactas, bombillas de vapor de mercurio. Cada fuente de iluminación tiene una serie de ventajas y desventajas que se tendría que valorar en función al tipo de instalación que proporcionamos. Si queremos reproducir a las pogonas tendremos que variar el numero de horas de luz y la temperatura, para reproducir el transcurso de las estaciones del año y conseguir una reproducción óptima.

El sistema de calefacción se puede conseguir con mantas térmicas (preferiblemente colocadas en el lateral del terrario), bombillas incandescentes, etc. Es necesario que dispongan de varios puntos focales de calor por animal, o al menos de uno por territorio que sea lo suficientemente extenso.

Deberemos emplear como substrato arena fina con un espesor de 5 a 7 cm . No es aconsejable utilizar grava, por muy fina que sea, ya que al comer estos animales pueden ingerir piedrecitas que les pueden provocar una obstrucción intestinal. La moqueta o césped artificial son también dos buenas opciones. Como siempre aconsejamos el mejor substrato es el papel de periódico, de embalar..., aunque también es el menos estético.

Necesitan de refugios, uno por animal, que colocaremos en las esquinas del alojamiento. Estos escondrijos se podrán construir pegando piedras con silicona o con madera, aunque si queremos simplificar al máximo el trabajo con una caja para zapatos o una tartera de plástico nos sería suficiente. El refugio tiene que contar con un orificio de entrada y otro de salida, y espacio suficiente para que nuestra mascota pueda dar la vuelta en su interior. Incluso hay packs comerciales para el que quiera adquirir todo de una.

Son de costumbres terrestres o semiarborícolas, por lo que deberán de contar con lugares por los que trepar y encaramarse como ramas, troncos y piedras, que además les servirán para delimitar su territorio.

Hay que disponer siempre un recipiente con agua fresca y limpia, y otro con suficiente profundidad y longitud para que puedan bañarse. El recipiente del baño solo estará disponible unas horas para que el animal lo utilice ya que puede elevar la humedad del terrario por encima de los niveles deseados. Hay que estar muy atentos al agua ya que los dragones barbudos suelen tener la costumbre de defecarse en el recipiente del agua. Será importante cambiarla por agua limpia para evitar posibles reinfestaciones en caso de parasitosis.

Si alojásemos a varios individuos y si además estos son juveniles deberemos proporcionarles varios recipientes con agua y comida. Los jóvenes pogona son muy voraces, y si no cuentan con "suficiente alimento" pueden llegar a atacar a otros ejemplares amputándoles los dedos y punta de las colas.

TEMPERATURA Y HUMEDAD

La temperatura ambiental del recinto tiene que ser de 27 a 28º C, alcanzando localmente y coincidiendo con los puntos focales de calor los 37 - 39º C. Estos puntos focales podemos obtenerlos con un "spot" incandescente, una luz infrarroja, vapor de mercurio, etc, siempre extremando la precaución por el tema de las quemaduras. Eso podemos llevarlo a cabo, o bien colocando el foco en el terrario con algún tipo de protección (hay productos comerciales preparados para este fin) o bien colocándolo fuera del terrario y así prevenimos cualquier accidente siendo la mejor opción. Por la noche las temperaturas bajarán hasta los 18 - 22º C.

En cuanto a la humedad, son animales que habitan zonas semi-áridas de matorral y desérticas de Australia donde la humedad va a estar alrededor de unos 40-50% (humedad relativa).

ALIMENTACIÓN

En la naturaleza estos animales son omnívoros oportunistas de adulto pero, de juvenil son insectívoros. Se ha comprobado que una dieta perfecta para estos animales es:

EDAD ALIMENTACIÓN
Juvenil: Insectívora

Adulta: Omnívora

Avanzada: Vegetariana

Los individuos jóvenes comen fundamentalmente pequeños animales como insectos. Son extremadamente voraces y hay que suministrarles una gran cantidad de alimento al día para que queden saciados pero, esto puede dar unos problemas en esta especie por lo que hay que controlar la cantidad de alimento. Los adultos ingieren proteínas animales pero en menor proporción que en las primeras etapas de su vida, sustituyendo estos alimentación por vegetales.

De entre los insectos que podemos suministrar están los grillos, gusanos de la harina, larvas de polilla de la cera, gusanos de la miel, orugas, langostas, cucarachas, larvas de mosca y abeja, mariposas, arañas,... A los dragones adultos también podemos darles ratones sin pelo.

La materia vegetal y las frutas son el otro componente esencial de la dieta de estos lagartos.

Casi todo lo que caiga en nuestras manos será bien recibido por los dragones, pero aunque coman bien una determinada fruta o vegetal es muy aconsejable variar lo más posible su dieta. Puede incluirse en su dieta las siguientes: escarola, milamores , berros, col, diente de león, aciano, trébol, manzana.

Las pogonas menores de tres meses se alimentan con presas proporcionales a su tamaño (como norma general nunca les daremos animales que sean más grandes que su cabeza), como grillos pequeños, moscas, larvas, etc. Los gusanos de la harina no son una buena opción para alimentar a animales en franco crecimiento debido a que su relación calcio / fósforo no es la ideal, además de que son muy duros y contienen mucha quitina. En caso de que se realice una alimentación basado principalmente en tenebrios se debe de suplementar siempre con vitaminas y calcio; además hay que tener en cuenta que se llevará a cabo una digestión mucho menos adecuada que si la base de la dieta fueran grillos. El suministro de presas vivas se puede realizar 2 ó 3 veces al día. Todas las crías deben de comer la misma cantidad de alimento. La materia vegetal será puesta a disposición de los dragones 2 ó 3 veces por semana.

Los ejemplares de 4 a 18 meses se alimentan de insectos una vez al día, y alimento vegetal 3 veces por semana. A partir de esta edad podemos empezar a darles ratones sin pelo como algo ocasional.

A los adultos se les alimenta a diario o en días alternos con presas y alimento vegetal en días alternos.

IMPORTANTE: SOBREALIMENTACIÓN

Una de las causas más comunes de enfermedad que llegan a manos de los veterinarios es la sobrealimentación. En los animales jóvenes una sobrealimentación y/o la ingestión de presas de gran tamaño suele llevar a la formación de una impactación del tracto digestivo que puede acabar con la vida del animal.

Se presentan con dolor abdominal debido a una impactación de materia fecal (fecaloma). Comienza una proliferación bacteriana y la fermentación produce gas apareciendo un timpanismo evidente. Muchas veces se confunde el origen del problema debido a la presentación de signos aparentemente neurológicos primarios, como la agitación de la cabeza de lado a lado, ataxia y movimientos circulares.

SUPLEMENTOS

Como siempre, es muy importante suplementar a los animales pero sin excesos y sin déficits. Lo mejor es un tipo de suplemento que contenga todo lo necesario (incluyendo aminoácidos y vitaminas, sin olvidar el calcio) y agitarlo en una bolsa con los insectos. Siempre es mejor que consultemos las necesidades de cada animal ya que cada uno tendrá sus necesidades individuales.

CRÍA

Durante la época reproductiva estos animales hinchan sus papadas espinosas y cambian el color de éstas a uno más oscuro, para parecer más grandes e intimidar al rival. También realizan movimientos de cabeza agitadas, no siendo este comportamiento es exclusivo de la época de cría.

Si intentamos criar elegiremos como reproductores una pareja adulta que todavía sea joven, y haremos que esta pase por un periodo de reposo, que junto a las variaciones en el fotoperiodo es lo que hará que se estimule la cría. Para hibernar reduciremos las horas de luz ( 8 - 10 horas diarias) progresivamente y la temperatura hasta los 24- 26º C. durante el día, y la nocturna de 16 a 22 º C. en un periodo de 8 a 12 semanas. A partir de este momento volveremos poco a poco a las condiciones de iluminación y temperatura originales. 1 ó 2 meses después de la cópula la hembra estará dispuesta a realizar la puesta por lo que ya tendremos que tener preparada un recipiente con arena húmeda de 12 cm . de profundidad y del mismo tamaño que la hembra. En él depositará de 10 a 25 huevos, que trasladaremos a una incubadora , bien de fabricación casera o comercial, marcando la parte que estaba hacia arriba cuando los cogimos para evitar colocarlos en otra posición (ya que carecen de las chalazas que poseen los huevos de ave) a una temperatura de entre 27 y 29º C. A esta temperatura la eclosión se producirá al cabo de 8-11 semanas, saliendo todas las crías en un periodo máximo de 24 horas. Las crías se colocarán en un terrario aparte del de los adultos, y en aproximadamente 3 días empezarán a comer. Los jóvenes pogona alcanzan su madurez sexual a los 2 años de edad, siendo fértiles hasta el quinto año de vida.

Durante los últimos años se esta seleccionando mucho las variedades de la especie debido a la mayor demanda y exigencia del mercado.