Iguana Verde

PROCEDENCIA

La Iguana Verde (Iguana iguana) vive en estado silvestre en los bosques tropicales desde el norte de México hasta Perú y el sur de Brasil, en países e islas que presenten una humedad y temperatura elevada. Las iguanas llevan a cabo gran parte de su vida sobre los árboles, a una altura de unos 15 ó 30 metros, alcanzando los rayos solares que necesitan para mantener su calor interno, ya que son ectopoiquilotermas, es decir, el calor para su metabolismo interno lo reciben del medio y no lo producen ellas. Pasan el día escalando las ramas y tomando sol en sectores cercanos al agua. Su color verde brillante les ayuda a protegerse contra depredadores entre los vegetales los cuales come: hojas, flores y frutas. Las iguanas más viejas viven más alto en los árboles donde hay más luz y es más seco, en cambio las iguanas jóvenes viven más cerca del suelo, ya que requieren de un ambiente con una humedad mayor.

ANATOMÍA

Es muy difícil definir el sexo de una Iguana Verde pequeña, sea macho o hembra, pero cuando son maduras, es más fácil ya que los poros femorales son mucho más prominentes en los machos y poseen caracteres secundarios del género. El macho tiene los bultos de los hemipenes en la base de la cola y éste cuando esta en celo adoptará un color rojo butano característico. Otras diferencias son las espinas dorsales que son bastante más largos en el macho y, podrémos distinguir facilmente iguanas maduras que están juntas machos y hembras por la falta de espinas en las zonas nucales de las hembras. Estas crestas las morderá el macho durante el cortejo pudiendo volver a salir un par de veces hasta llegado el momento en que ya no crecerán. También la papada es mucho más marcada en el macho que en la hembra.

En la parte dorsal de la cabeza se encuentra el ojo pineal que es un fotorreceptor extraocular conectado al cuerpo pineal por medio de un discreto nervio parietal que se origina en la retina y sale a la base del ojo parietal. Es un órgano fotosensorial que activa la producción hormonal (especialmente para la reproducción) y la termorregulación; es sensible a cambios de luz y oscuridad, pero no forma imágenes, teniendo solamente una retina y una lente rudimentarios.

Los hemipenes se componen de tejido eréctil vascular fibroso, elástico y muscular. Están tapizados por un epitelio cilíndrico bajo o epitelio escamoso poco queratinizado, excepto en algunas serpientes en las que está muy queratinizado. Donde el epitelio es cilíndrico existen numerosas células caliciformes que tienen como función lubrificar.

Los dientes de las iguanas, pese a ser pequeños, son afilados como cuchillas. Son todos iguales y estan agrupados a lo largo del maxilar y la mandíbula, formando una sierra circular. Los dientes se van reemplazando constantemente a lo largo de la vida del animal.

La Iguanas Verde, como la gran mayoría de reptiles, acostumbra a analizar todo con su lengua captando las diversas sustancias químicas del aire y objetos, averiguando los diversos matices que lo componen. esto se realiza gracias al ógano de Jackobson. Las iguanas poseen la punta de la lengua pigmentada con una muesca rosada que generalmente se distingue después del año aproximadamente. Además, poseen lenguas que terminan en numerosas papilas cubiertas con un mucus pegajoso que ayudan en la captura de pequenos trozos vegetales.

La piel de una iguana consta de dos capas principales; la epidermis (capa externa) y la dermis (capa inferior). Las escamas estan presentes en la epidermis, están hechas de una sustancia córnea, la queratina, de composición general a la del cabello y uñas humanos. La dermis contiene nervios, vasos sanguíneos que soportan y nutren la dermis.

Durante la ecdisis o muda, la piel se renueva completamente, perdiéndola en varios trozos (no en una sola pieza como las serpientes). Su piel contiene pocas glándulas, destacando los poros femorales, dispuestos en una sola fila sobre la superficie ventral del muslo; . Suelen estar más desarrollados en los machos que en las hembras como hemos comentado previamente.

Las escamas en sí, están hechas de una capa de piel externa gruesa y córnea. Cada una se une a la siguiente por medio de un área flexible que actúa cómo visagra; de esta forma el cuerpo se puede mover y doblar. Las células pigmentadas entre la dermis y la epidermis, determinan la coloración de la iguana.

El esqueleto de una iguana está formado por elementos óseos que le proporcionan un sistema de soporte rígido considerablemente más fuerte que el de los anfibios, lo que posibilita entre otras cosas, que estén mejor adaptadas a la vida terrestre. A diferencia de los mamíferos y las aves, las extremidades de estos animales soportan el peso del cuerpo con sus costados, lo que les da un modo de andar desordenado al moverse.

ALIMENTACIÓN

Las iguanas adultas son herbívoras (foliáceas) en más de un 90% y por lo tanto hay que darles una gran variedad de verduras y frutas. Las frutas más adecuadas serán aquellas que tengan las vitaminas y minerales que necesitan para el correcto funcionamiento de su metabolismo interno, así como el desarrollo de la actividad normal del animal. Al igual que otros tipos de mascotas, las iguanas tienen preferencias a la hora de la comida, por lo tanto antes de conseguir la dieta ideal será necesario probar combinaciones antes de conseguir el plato ideal. Lo que no debemos de darles en exceso son verduras “poco verdes”, como la lechuga por ejemplo, ya que éstas tienen ratio calcio/fósforo bajo. Recordamos que el calcio va a intervenir directamente en la contracción muscular, la formación de los huesos, sinapsis interneuronales, así como en muchas más cosas que hará que estos animales estén en equilibrio con ellos mismos, que no sufran estrés, por lo que la dieta deberá ser controlado a menudo.

Se recomiendo también realizar una revisión periódica que podría incluir un análisis de sangre una vez que hemos establecido una dieta y un modo de alimentación homogénea para ver si realmente tiene una dieta equilibrada y evitar cualquier enfermedad metabólica directamente relacionado con la dieta.

Tendrán que tener un aporte proteínico suficiente para las proteínas plasmáticas para que realicen su función de transporte (estas proteínas los adquieren perfectamente de una dieta equilibrada, no siendo necesario suplementar comida húmeda de perro o de gato), por ejemplo con la vitamina D3 que tendrá que ser transportado a riñón e hígado para ser hidroxilado a 1,25-dihidroxicolcalciferol, siendo ésta la forma activa.

Las proteínas deben ser de origen vegetal y, será suficiente porque es muy fácil pasarse con las proteínas de origen animal y es cuando aparecerán problemas en el organismo.

La literatura a menudo nos dice que los juveniles comen insectos y que a medida que crecen se convertirán en vegetarianos, esto no es del todo cierto, pero si que comerán ocasionalmente alimento vivo en cautivad o estado selvático si tienen la oportunidad.

DIETA RECOMENDADA PARA IGUANAS

Cada comida debe contener varias selecciones de cada grupo citado en el cuadro

Verduras
40-45%
Verduras ricas en calcio: hojas de nabo, hojas de mostaza, hojas y flores de diente de león, escarola, trébol, hojas de zanahoria , perejíl, hojas y flores de hibisco, endibia, menta, romaine y cilantro.
Espinacas poseen oxalatos que fija calcio por lo que no se recomienda en gran cantidad. Hojas de brocolí también se deben usar en moderación.
Las lechugas poseen poco valor nutricional en comparación con las anteriores por lo que no se les darán mucha cantidad.
Verduras
40-45%
Otras verduras: alubias verdes, guisantes, ñames, patatas dulces pequeñas, champiñones, verduras congeladas pueden usarse de vez en cuando, zanahorias rayadas deben de usarse con moderación por contener oxalatos.
Verduras con poco valor nutricional incluyen: pepinos, rábanos, tomates, cebollas, olivas, zucchini.
Alfalfa
En forma de minibales o cilindros. Cuidado con alimentos comerciales para roedores, mirar siempre el contenido.
Frutas
Como chuchería ocasional o suplemento: higos, papaya, melón, manzanas, melocotones, ciruelas, fresas, plátanos y kiwis. Se ha visto que pasas y uvas provocan toxicidad en perros, usar moderadamente o nada.
Suplementos
Deben usarse suplementos vitamínicos y minerales. Cuidado con sobresuplementar el calcio y vitaminas A,D,E,K. Si buscamos productos comerciales debemos buscar un ratio de 100 pts de Vit A, 10 pts de Vit D y 1pt de vit E.
Para el calcio debe usarse carbonato cálcico o gluconato cálcico.

Iguanas juveniles: una pizca pequeña por comida; darémos vitaminas 4 ó 5 veces por semana y calcio 7 veces a la semana.
Iguanas adultas: una pizca completa por comida; darémos vitaminas 2 ó 3 veces por semana y calcio 4 ó 5 veces por semana (en un animal enfermo o grávido 5 ó 6 veces por semana.

REPRODUCCIÓN

En el pasado, muchos textos sobre animales domésticos han declarado que estos animales no se reproducen en cautividad. Sin embargo, en los últimos años ha habido más y más casos de reproducción con éxito de estos animales en entornos diferentes de sus hábitats naturales.

En la naturaleza, incluso en terrarios de gran tamaño, las iguanas macho son extremadamente territoriales. Esto resulta muy evidente durante la época de apareamiento. En esa época los machos entablan combates rituales. Se alzan sobre sus cuatro patas y extienden de manera amenazadora sus abanicos del cuello. Una "batalla" normal entre iguanas comienza cuando los animales empiezan a hacer círculos uno alrededor del otro. Cuando están cara a cara, golpearan sus cabezas hasta que uno de ellos se rinda y se aleje o aplaste su cuerpo contra el suelo en un acto de sumisión. El vencedor de esta "batalla" se conformara con dejar escapar al vencido. A veces, si el otro macho es submisivo, la iguana dominante le permitirá permanecer en su territorio, sabiendo que no constituye una amenaza para sus deseos de aparearse.

Las iguanas hembra son mucho menos agresivas, incluso durante la época de apareamiento. Ellas lucharan por un lugar para anidar si el espacio es escaso, pero por lo demás se ignoran mutuamente.

La cópula constará de unas fases, siendo la primera el balanceo de la cabeza del macho hacia la hembra, esto es como una señal de que va a empezar. La siguiente consta de una serie de giros del macho alrededor de la hembra hasta que, pasando a la siguiente fase, se alza sobre la hembra. Le provocará mordeduras a ésta, pudiendo provocar lesiones de cierta importancia. Lo normal es que se arranquen algunas espinas de la zona cervical de la hembra. Pudiéndose regenerar estas hasta tres veces más. El macho se balancea sobre la hembra hasta que esta ceda y gire su cola pudiendo establecer la cópula. La copula puede durar de uno a veinte minutos. El periodo de gestación es de 49 a 90 días.

PUESTA

Las iguanas verdes en su medio natural se incuban en huevos depositados en hendiduras del terreno arenoso, generalmente cerca de una masa de agua. La hendidura suele tener de uno a dos metros de longitud y generalmente esta a unos 60 cm de profundidad.

Aproximadamente una semana antes de la puesta de huevos, la hembra dejara de comer(es normal ver una fase de anorexia en esta fase de la cual no tendremos que preocuparnos) y gradualmente aumentara su ingestión de agua hasta que aparentemente solo este subsistiendo de ese liquido. La hembra pondrá sus huevos durante un periodo de unas cinco horas. Una puesta normal de huevos de iguana puede constar de unos 30 huevos, depositados por pares. El intervalo entre la puesta de cada par de huevos aumenta a medida que avanza el periodo de cinco horas. Al igual que muchas hembras de otras especies de lagartos, las iguanas hembras almacenan esperma hasta el momento en que realmente ponen sus huevos. En la naturaleza las iguanas ponen los huevos alrededor del mes de febrero, y la incubación dura hasta abril y mayo durante la estación lluviosa.

Cuando estamos hablando de una puesta y su posterior incubación en cautividad es otra historia. En primer lugar tendremos que suministrar a nuestra hembra una dosis de calcio cada día para que se pueda ir formando la cáscara delos huevos dentro del abdomen. Aunque comience a no comer, nunca le puede faltar comida ni, por supuesto agua. En nuestro terrario colocaremos, con tiempo para que se vaya acostumbrando, una especie de caja con una salida lateral llena de turba. La hembra penetrará en el lateral y, sacando ella la tierra necesaria, cavará su túnel en forma de L que puede llegar a medir un metro y medio. La turba deberá de ser estéril para reducir el riesgo de cualquier infección, aunque no suele pasar. Deberá de tener cierta humedad para que pueda cavar el túnel sin que ceda la misma.

A diferencia de la puesta en su hábitat natural, suelen estar las iguanas algo estresadas, lo que va a hacer que prolonguen la espera de poner los huevos hasta el límite. Al llegar a este limite, o los ponen, o los reabsorben. Esta segunda es la propiedad que tienen estos animales en el caso de que no se encuentren lo suficientemente cómodas a la hora de la puesta. Los mismos se empezarán a atrofiar hasta su total involución. Siempre para asegurarnos que nuestra hembra esta gestante se le hará una radiografía. Esta radiografía se hará como si tratara de un gato, en el que se verán perfectamente los huevos. Los huevos tienen unos 3,2 cm de longitud y un diámetro de unos 2,5 cm. Pesan menos de 10 g cada uno. Todos los huevos se incuban casi al mismo tiempo.

INCUBACIÓN

Tendremos varios tipos de incubación, siendo el primero, llamado natural, el que se va a dar en su hábitat natural y también en las granjas de Sudamérica y Centroamérica. En este tipo de incubación se dejará libremente que la iguana ponga los huevos y que se incuben en el medio natural, sin la intervención del hombre. Si se cambiaran de lugar, a un sitio más adecuado, ya sea por humedad, etc., se llamará semiartificial, ya que habrá intervenido el hombre y se podrán controlar. El tipo de incubación que se usa a nivel doméstico es el artificial en el cual se recogen los huevos y se colocan en una incubadora para su óptimo desarrollo. Tendremos que recoger los huevos del sitio de la puesta preferiblemente antes de un periodo de 24 horas, tiempo en el que ya no se podrán rotar sobre sí mismas. No se podrá hacer esto porque, a diferencia de las aves, los reptiles carecen de chalazas que sirven de sujeción de la yema.

El periodo de incubación varía entre 90-100 días según la temperatura de incubación. Deberemos disponer de una incubadora, o bien comprada, o bien construida por nosotros. Sea cual sea, esa incubadora deberá de tener las condiciones óptimas. Empezarémos poniéndole un sustrato adecuado, como puede ser 50% turba y 50% vermiculita o corcho. La humedad relativa, al igual que en el terrario deberá de ser bastante alta, estando entre 90-95%. La temperatura, dentro de unos límites, dependerá de nosotros. Dependiendo de la temperatura podrémos elegir si queremos machos, o hembras. Si se coloca a una temperatura de 28,5-29,5ºC nos saldrán hembras, si lo colocamos entre 29,5-30.5ºC saldrán 50% de cada sexo, y si lo colocamos por encima de 30,5 hasta 31ºC saldrán todos machos. Si al principio de la incubación observamos que se empiezan a deshidratar los huevos, lo más probable es que estén muertos, o bien porque estaban desde el principio infértiles, o bien por otra causa.

Las iguanas jóvenes en su hábitat natural o, en las granjas, donde se ha practicado una incubación natural o semiartificial, rompen el cascaron sin ayuda de sus padres. Miden unos 20 cm de longitud en el momento de su nacimiento y nadan de manera natural. Instintivamente se abren camino hacia la superficie cavando en el terreno arenoso. Las iguanas jóvenes viven en la vegetación baja y buscan su comida juntas. Suelen dormir amontonadas. Esto puede ser por el calor o por la protección o por ambas razones. 

Dependiendo de cada ejemplar, la madurez sexual se alcanza entre los dos y los tres años de edad. En 1984 la Smithsonian Institution obtuvo un notable éxito al reproducir iguanas en cautividad. Sin embargo, este éxito era parte de un programa destinado a estudiar la factibilidad de criar iguanas en granjas para producirlas en masa como una fuente de alimento para América Latina. Los investigadores citaron algunos de los mismos problemas a los que han debido hacer frente los exportadores de animales de compañía, tales como la disminución de la población de iguanas debido a la caza excesiva, y el continuo desarrollo (es decir, destrucción) de los hábitats naturales del animal. Si bien un propietario de animales de compañía puede sentir repulsión ante la idea de comerse una iguana, los problemas que la Smithsonian Institution intenta resolver con este proyecto son interesantes, independientemente del usa que se de a los animales en cuestión, ya sea como animales de compañía o bien como alimento. Los investigadores de la institución citada informaron que los cientos de iguanas que ellas tenían en cautividad crecieron tan rápido o más que sus congenéres silvestres aunque solo disponían de medio metro cuadrado de espacio vital individual. La reproducción de las iguanas en estado natural se enfrenta a una tasa de mortalidad del 90 %, pero, debido a la ausencia de depredadores, las iguanas de la Smithsonian alcanzaron una supervivencia cercana al 100 %. Esto tiende a reforzar la que los propietarios de iguanas ya habían observado desde hacia tiempo, a saber, que la iguana se adopta bien a la cautividad, haciéndose mas y mas dócil a medida que pasa el tiempo. Partiendo de unas 400 iguanas muy jóvenes, capturadas en sus nidales en sus hábitats naturales, los investigadores construyeron una cantidad de recintos cerrados de unos 12 metros cuadrados en un parque nacional de Panamá. Dentro de estos recintos construyeron escondites de vegetación natural y de bambú, dando a los animales las mismas perchas gruesas que los aficionados proporcionan a sus iguanas. Pusieron a 20 crías en cada recinto. Les suministraron dietas idénticas a las de las iguanas domesticas. Las crías se desarrollaron tan bien que los investigadores aumentaron la población de cada recinto a 60 animales. Cuando esta etapa resulto exitosa, los investigadores capturaron una cantidad de iguanas preñadas y las pusieron en un recinto cerrado que incluía un claro abierto, el tipo de lugar para anidar favorito de las iguanas. Su plan consistía en dejarlas poner sus huevos, para después desenterrarlos e intentar la incubación artificial. El problema que se les presento fue que las hembras crearon complejos sistemas de túneles para proteger los huevos, impidiendo muchas veces que los investigadores pudieran encontrarlos. El problema se resolvió construyendo unas cámaras artificiales para los huevos y enterrándolas en el lugar. Por suerte, las iguanas las utilizaron y los investigadores pudieron recolectar cientos de huevos.

Los huevos se pusieron en recipientes de plástico con tierra, y estos a su vez fueron colocados en un cajón de madera contra chapada. Se mantuvo cuidadosamente la temperatura y los huevos se pesaban y se median periódicamente. Los investigadores informaron que se incubaron mas de 700 iguanas mediante este método de incubación artificial.