Gecko Leopardo

INTRODUCCIÓN

La distribución geográfica del Gecko Leopardo (Eublepharis macularius) está limitada a Pakistán, Afganistán, Irán y la India. Pertenecen a la familia Eublepharidae que engloba a aquellos geckos con párpados movibles. Eublepharis macularius se refiere a párpados verdaderos.

Los geckos recién nacidos tienen un tamaño de alrededor de 7,5cm que pronto crecerán, convirtiéndose en adultos con 17,5-20cm las hembras, y 20-25cm los machos. Típicamente pueden vivir hasta los 20 años de edad. Se sabe de algún ejemplar que sigue criando con más de 25 años de edad.

Son unos reptiles de mantenimiento fácil y se reproducen con mucha facilidad en cautividad. Prueba de esto son todas las fases que han ido apareciendo a lo largo de los años.

TERRARIO

Los Geckos Leopardo se pueden mantener en terrarios bien decorados o, de forma más usual entre criadores, en sistemas de cajas de plástico en racks. Esta segunda opción posiblemente sea una forma mucho más higiénica para mantener a estos reptiles, sobretodo si se mantienen con un sustrato como papel de periódico o incluso servilletas o papel. El terrario decorado es un sistema más fijo y la higiene suele ser mucho más escaso.

En cuanto al tamaño del terrario, se puede mantener una pareja adulta en un terrario de 35-40 litros como mínimo. Aceptarían un terrario mucho más grande sin duda alguna. Un aquario puede servir perfectamente, e incluso sin tapa, ya que no escalan por las paredes como hacen otras especies. Si se utiliza un aquario, sí que sería buena idea considerar una tapa, sobretodo si alimentamos con grillos que pueden escalar por las esquinas de silicona.

Se pueden mantener varias hembras juntas, no ocurriendo así con los machos que son más territoriales. Incluso se pueden mantener en grupos de varias hembras con un sólo macho. En caso de que se alberguen varios ejemplares juntos, siempre deberán tener un tamaño adulto adecuado (alrededor de 45g).

Los machos crecen más rápidamente que las hembras y si se mantienen con tamaños reducidos la competencia hará que se ralentice el crecimiento de aquellos animales más pequeños, débiles o menos territoriales.

Sea terrario o caja de plástico deberá tener los siguientes componentes: comedero, bebedero, escondite (de forma ideal, uno seco y otro con mayor humedad). Éstos son los componentes básicos a los que se pueden añadir otros como por ejemplo un recipiente para calcio alguna rama o piedra. El escondite debe de contener un medio húmedo como por ejemplo musgo o vermiculita para favorecer las mudas.

En el terrario habrá una esquina donde realizarán las deyecciones y esto hace que sea mucho más fácil la limieza al estar todo concentrado en un sitio.

El sustrato para esta especie es un tema de controversia ya que lo ideal es mantenerlos con arena pero muchas personas tienen problemas de impactaciones, tanto con grano pequeño como con grano grande. Sí bien es verdad que la mayoría de veces es porque la suplementación no es adecuada. Cuando se usa arena, lo mejor es utilizarla a partir de 13-15cm de tamaño de animal ya que en época de crecimiento es mucho más probable que ingieran arena, y mucho más aún si son deficientes de calcio. En caso de elegir arena como sustrato, elegiremos una arena fina mejor que una de mayor diámetro.

ILUMINACIÓN

Se aconseja, en la medida de lo posible, imitar el hábitat natural proporcionando un espectro total incluyendo el espectro UV. Los Geckos Leopardo no necesitan estrictamente una fuente de iluminación UVB mientras que sean suplementados adecuadamente, aunque sí que se beneficiarán de ella sin duda.

El fotoperiodo que se aconseja para el Gecko Leopardo es de 10-12 horas de luz al día o, realizar unos protocolos de iluminación que corresponderían a su hábitat natural en cuanto a horas de luz. Si realizamos un descenso de las horas de luz para luego subirlas para iniciar la época de cría, normalmente iría acompañado de unos cambios de temperatura acordes. Para más información sobre fuentes de iluminación y espectros pueden navegar por el apartado de "iluminación".

TEMPERATURA Y HUMEDAD

Lo ideal es mantener un gradiente térmico, manteniendo una zona de temperatura elevada, por ejemplo rezalizado con un "spot" que puede alcanzar 30-32ºC. La temperatura debe estar entre 29-31ºC en una zona del terrario y hasta 24-25ºC en otra, de forma que dispongan de unas temperaturas a elegir. La zona de temperatura óptima preferida (POTZ) en esta especie es bastante elevada pero por la noche puede descender notablemente, hasta 21-22ºC.

Hay diferentes formas de calentar el terrario. Realmente es igual calentar el terrario desde arriba o desde abajo mientras que se caliente el ambiente y no sólo el suelo como en el caso de una pequeña manta térmica. Pensemos que el sol calienta el suelo por lo que en la vida salvaje reciben calor por radiación, convección y contacto con el suelo. Lo que no se debe de hacer es calentar con una manta térmica el suelo y no lograr un incremento de temeratura ambiental por lo que el animal se pegará al suelo en busca del calor. Esto puede ser un problema (más aún en tortugas) porque calienta mucho más de lo normal la zona del abdomen con posibles complicaciones. Otra forma de calentar el terrario es colocar una bombilla incandescente durante el día, o colocar una bombilla infrarroja, etc. Para profundizar en este tema, pueden ver nuestro apartado de "calefacción".

La humedad relativa debe de estar alrededor de 70% y debemos de tener en cuenta que necesitan un escondite con humedad más elevada ya que cuando vayan a mudar lo harán con mucha más facilidad. Deberemos de estar atentos a la hora de la muda ya que puede haber una mala muda por falta de humedad. Esto lo notaremos en zonas de la cabeza y en los dedos sobretodo. En caso de que tengan problemas con la muda, se deberían de realizar baños con agua templada y 20-40% betadine durante 15-20min al día hasta que se solucione el problema. Algunas veces hace falta un tratamiento tópico en la zona afectada si no se resuelve.

ALIMENTACIÓN, SUPLEMENTACIÓN Y AGUA

Los Geckos Leopardo son animales que habitan en zonas cálidas por lo que deberémos de suministrar agua un mínimo de tres veces en semana. Se debe de cambiar el agua después de un día porque rápidamente se contagiará de bacterias, sobretodo si el gecko pasa por encima del recipiente.

Una dieta a base de grillos con tenebrios y polillas de la cera ocasionalmente parece una dieta adecuada para los geckos. Alguna vez se les puede administrar un pinkie de ratón también (teniendo en cuenta el tamaño del gecko y del pinkie). Los juveniles se deben de alimentar cada día y los adultos cada dos días. Lo ideal es alimentar a los geckos en otro recipiente si no se estresan, y así no permanecerán los insectos alimentándose de lo que encuentren por el terrario, incluyendo heces. Tengamos en cuenta que si los insectos tienen acceso a las heces, sin duda alguna incrementará la carga parasitaria de los geckos por las reinfecciones. Se recomienda desparasitar antes de la época de cría cada año.

Hay mucha controversia entre una dieta a base de grillos o de tenebrios como alimeto principal. La verdad es que la diferencia no es tan dramática como se piensa (vease D.Mader,Reptile Medicine and Surgery y grubco.com/Nutritional_Information.cfm) pero dependerá de lo que comen los insectos. Ésto podemos modificarlo nosotros alimentando a los insectos con diferentes nutrientes.

Grillos Vs tenebrios; Los pros y contras destacables son los siguientes:

Los grillos son más activos y por lo tanto más estimulantes para los geckos. Contienen más humedad, calcio, vitamina C y proteína. Seguramente más fáciles de digerir por tener un exoesqueleto más fino que los tenebrios. Debemos de tener en cuenta que la digestión es muy dependiente de la temperatura y, personalmente creo que tanto uno como otro se digieren perfectamente con unas temperaturas óptimas. Aquellos grillos que no se comen al momento pueden morder a los geckos. los grillos huelen más fuerte que los tenebrios y necesitan un cuidado más delicado. Los tenebrios se pueden colocar en un recipiente dentro del terrario del que no pueden salir por lo que podemos alimentar 2 veces por semana.

Sea cual sea la base de la dieta, siempre los debemos de alimentar con verduras y nutrientes de alto valor al menos 24h antes de ofrecerlos al gecko. Se pueden emplear zanahorias, Opuntia sp. y otras verduras, o un preparado comercial tipo Cricket Gutload. Para profundizar más sobre este tema vean nuestro apartado de "suplementación".

Recordemos el dicho: You are what you eat!

La suplementación es muy importante para los geckos y se debe de suplementar a los juveniles en cada comida. A los adultos se les puede suplementar cada dos comidas, excepto a las hembras grávidas que tienen unos requerimientos de calcio mayores. La suplementación consistirá en calcio en forma de carbonato, gluconato o glucobionato cálcico junto con vitamina D3 por un lado y de un complejo multlivitamínico por otro. Para profundizar más en el tema de suplementación pueden ver el apartado dedicado a éste.

REPRODUCCIÓN

Son animales muy fáciles de reproducir, pudiendo mantener grupos de 3-4 hembras y un macho o todos por separado y realizando introducciones. Los resultados son muy parecidos tanto si introducimos a la hembra al macho o viceversa. Normalmente se dice de introducir la hembra al macho porque el macho se concentra en ella en vez de en el nuevo entorno, realizando, de esta manera, la monta de forma más rápida.

Los sexos se pueden diferenciar cuando tienen más de 20g y 3-4 meses de edad normalmente. Debemos de diferenciar los machos de las hembras de la siguiente manera: los machos son más grandes y pesados, y poseen dos abultamientos que son los hemipenes que se observan detrás de la cloaca; también tienen unos poros preanales mucho más marcados que las hembras justo delante de la cloaca en forma de "V". Los machos tienen una cabeza y cuello más ancho que las hembras.

Se recomienda una edad mínima adecuada para la reproducción que sería de 8 meses en el caso de machos y de un año en el caso de hembras y con un peso encima de 45g.

Muchos criadores realizan un descenso de temperatura antes de la época de cría, ésto es natural ya que sucede así en su hábitat natural aunque no es completamente necesario. En su hábitat natural se produce un descenso de horas de luz y de temperatura para luego aumentar las horas de luz y ascender la temperatura para iniciar la época de cría. En el caso e los Geckos Leopardo, muchos criadores tienen éxito realizando ninguno, uno o ambos de los anteriores. Nosotros realizamos un descenso de la temperatura durante un mes antes de iniciar la época de cría.

Las hembras producirán múltiples puestas a lo largo del año (0-8), con 1-2 huevos por puesta. Las hembras realizan su primera puesta hasta un mes después de una monta con éxito y seguirá poniendo huevos a intervalos de dos a cuatro semanas. Debemos de suministrar una zona de puesta para la hembra con una humedad más elevada.

Una vez realizada una puesta debemos de extraer los huevos con cuidado de no voltearlos antes de los 24h, ya que los reptiles no disponen de chalazas que sujetan el embrión en su sitio como en el caso de la gallina por ejemplo. Se pasan a la incubadora y se incuban a las siguientes temperaturas para conseguir un sexo u otro:

80ºF=26,6ºC - Hembras

85ºF=29,4ºC - 50% Machos , 50% Hembras

90ºF=32,2ºC - Machos

El sexo se determina en las primeras tres semanas de edad por lo que podemos mantener una temperatura de 26,6ºC durante este tiempo y luego subir la temperatura a 32ºC para incubar y eclosionar hembras. Además, la temperatura tiene una influencia en el color (sobretodo en albinos), incluso después de la eclosión. Ron Tremper y otros criadores han realizado diversos experimentos que asegura esto.

El periodo de incubación puede variar entre 35-60 días dependiendo de la temperatura a la que se incuban los huevos. El sustrato para la incubación es un elemento personal pero los sustratos más comunes son vermiculita, turba, perlita. Un ratio de vermiculita/agua de 0,8/1 funciona bastante bien. Si se utilizan cajas de plástico (tupper) pequeñas y se realiza un pesaje exacto para luego cerrar herméticamente el recipiente, debemos de acordarnos de abrir el recipiente 1-2 veces por semana para la renovación de gases.

Una vez eclosionados, los geckos se mantienen en grupos o de forma individual en un terrario o recipiente más pequeño que aquellos de los adultos. El sustrato puede ser toallas o servilletas de papel que se cambian cada día. Éstos nos sirven para poder elevar la humedad si pulverizamos una zona levemente. Colocaremos un comedero, un bebedero, un escondite y un recipiente con calcio (para los dos últimos se puede emplear tapones de bebidas o tapas de tupper pequeños.