Camaleon del Yemen

INTRODUCCIÓN

Encontramos dos subespecies de Chameleo calyptratus: C. calyptratus calyptratus y C. calyptratus calacarifer. La principal diferencia entre las subespecies es la apariencia de su casco. El C. calyptratus calyptratus tiene el casco más grande (hasta 10cm) y el C. calyptratus calcarifer lo tiene más pequeño. La distribución geográfica abarca Arabia Saudí y Yemen.

Las extremidades tienen forma de pinza permitiéndole así trepar con facilidad agarrándose con seguridad absoluta a cualquier rama o rugosidad de un tronco. Se ayuda también de su cola, la cual es capaz de enroscar alrededor de ramas y hojas permitiéndole incluso colgarse cabeza bajo a la hora de cazar. Sus ojos se mueven independientes el uno respecto al otro pudiendo así vigilar todo su entorno con gran eficacia en busca de presas potenciales. Son unos excelentes cazadores y sus disparos suelen ser certeros.

El C. calyptratus se trata de una de las especies de camaleones más grandes que existe llegando a alcanzar una longitud de hasta 50cm en el caso de los machos y 35cm en el de las hembras. El color de los machos es verde con ocelos y franjas verdosas, amarillentas o incluso azules y el de las hembras, bastante menos vistoso, es verde con franjas blanquecinas, aunque ambos cambian sus patrones según cada situación (estrés, dominancia, gestación). Otra diferencia importante entre hembras y machos está en el casco, siendo aquel en las hembras de mucho tamaño. El mejor modo de sexar un C. calyptratus joven es buscando las espuelas presentes en la parte trasera de las patas posteriores de los machos; estando ausentes en las hembras.

Son camaleones muy agresivos tanto entre ellos mismos como con sus dueños mostrándose aplanados laterolateralmente y emitiendo soplidos. Pueden llegar a morder pero suelen dar más de un aviso abriendo la boca y balanceándose hacia el posible peligro. Deben de mantenerse separados y fuera de la vista de cualquier camaleón. Si se va a mantener un sólo camaleón de esta especie en cautividad es preferible que sea un macho, al tener éstos animales más carácter, colores más vivos y menos problemas ya que las hembras pueden presentar problemas de distocia.

MANTENIMIENTO EN CAUTIVIDAD

TERRARIO

Hemos de tener en cuenta que son animales trepadores por lo que deberemos de llenar nuestro terrario con ramas y plantas vivas o artificiales.

Un factor importante, entre otras, es la ventilación; los terrarios más adecuados son aquellos construidos con malla o por lo menos dos laterales abiertas. Se pueden utilizar "reptariums" que están hechos de una malla fina y duradera y tubos ABS que son muy ligeros y muy fáciles de limpiar.

Otra opción es una construcción propia en la cual necesitaremos una estantería profunda, malla y una grapadora. Es una opción muy económica y los resultados son excelentes. Una opción más que adecuada es colocar una caja de plástico en la parte inferior, la cual se llena de unos 3-5cm de agua, y dentro de ésta colocamos una planta tipo Ficus sp..

ILUMINACIÓN Y CALEFACCIÓN

A los camaleones les encanta "asolearse" con lo que podremos acoplar una bombilla incandescente (si ya disponemos de una fuente de UV) en un extremo del terrario y que crea un punto de calor de alrededor de los 38ºC. Hemos de asegurarnos que no se puedan acercar lo suficiente a la bombilla como para quemarse. 

El aire ambiente debería de estar entre 24 y 27ºC. Lo cierto es que se pueden "aclimatizar" habiendo casos de mantenimiento en exterior a temperaturas extremadamente bajas pero siempre con un proceso muy gradual de aclimatización porque si no perecerán. Esto último no es aconsejable ya que cada especie se debe de mantener a unas temperaturas equivalentes a las de su hábitat natural.

El Camaleón de Yemen requiere luz de espectro total que incluye el rango ultravioleta (UVA y UVB) y, a no ser que estemos en una zona en el cual podemos mantenerlos en exterior la mayor parte del año, necesitarán una emisión de luz ultravioleta artificial.

Toda la información respecto a los tipos de luz según su longitud de onda junto, así como los tipos de emisores de luz que se encuentran en el mercado lo podéis localizar en el apartado de "iluminación" de forma detallada.

AGUA

Los camaleones de llanura van a beber agua de forma normal entre tres y cuatro veces por semana (aún sabiendo esto, deberán tener siempre agua disponible) en comparación con los de montaña que necesitarán más.

Debemos aportar agua limpia diariamente y, en la mayoría de los casos tendrá que ser agua en movimiento, aunque sí que hay individuos que se adaptan al agua en reposo (observación personal). Podemos incorporar en nuestro terrario una cascada (algunos no lo aconsejan, pero se han obtenido buenos resultados mientras que se mantenga el agua limpia) que prácticamente podremos adquirir en cualquier tienda especializada. También se puede es incorporar un sistema de gotero que nos dará agua para 8-24 horas y es una herramienta bastante económica en comparación con las cascadas, etc. Lo único es que con el sistema de gotero tendremos que estar más pendientes de nuestros animales.  Otra opción que tenemos es poner un vaso de plástico agujereado de forma que caiga el agua gota a gota. En fin, hay varias formas pero lo más importante es que tengan agua limpia y que esté en movimiento, al menos hasta que se demuestre que bebe de agua en reposo. 

El terrario debe de tener una humedad relativa elevada, de forma que se puede pulverizar una vez por la mañana y otra por la tarde pudiendo aportar más aun en los meses calurosos (esto dependerá del terrario en cuestión ya que no es lo mismo un terrario de cristal que un camaleonario de malla y con mucha ventilación). Otro modo de mantener la humedad es con un sistema de lluvia artificial o con un nebulizador conectado a un controlador de humedad; éstos aparatos se pueden encontrar fácilmente en el mercado. Esto va a ayudar a la realización de la muda, de forma que si hay un déficit de agua aumentarán su metabolismo interno produciendo más tiroxina que les causará las malas mudas.

ALIMENTACIÓN

Hemos de considerar que los camaleones son omnívoros por lo que comerán tanto alimento vivo como materia vegetal.

Debemos de variar la dieta y, aunque podemos darles grillos como fuente principal de comida debemos de proporcionar también una variedad como gusanos de la harina (Tenebrio molitor), langostas, polillas, cucarachas, ratones de diversos tamaños según el animal (2/3 del tamaño de la cabeza), etc. Aunque se haya investigado la dieta todavía sigue siendo un misterio la dieta perfecta de estos animales por lo que lo mejor es darles una gran variedad para evitar las carencias y los excesos.

Tenemos que pensar que todo lo que coman nuestros insectos será ingerido por los camaleones; esto implica un cuidado de nuestros insectos tan bien como a los propios camaleones. Los alimentos de alta calidad de las gallinas (purinas), zanahorias, rodajas de naranja, acelgas, etc nos servirán de alimento, siempre evitando la lechuga tipo iceberg ya que proporciona muy poca calidad alimenticia (también tiene mucho fósforo lo que subirá los niveles de este en el organismo a la vez que reduce el calcio al formar complejos con el mismo).

También podemos ofrecer verduras y frutas a los camaleones (siempre mejor empezar a una edad temprana) y, en cuanto se acostumbren, estarán enganchados. En cuanto a la cantidad de alimento, hay autores que dicen que hay que limitar los insectos a unos 25-30 por semana y otros que se le de más o menos ad libitum ya que se comen los 4 ó 5 primeros con ansia perdiendo un poco el interés después de estas. Lo importante es que no nos pasemos con la comida, primero por problemas de estreñimiento (sobre todo dándoles grillos con las patas traseras incluidas) y segundo por problemas de obesidad, patología que es muy común en estos reptiles mantenidos en cautiverio, sobre todo en los machos.

SUPLEMENTOS MINERALES Y VITAMÍNICOS

Lo cierto es que no se conoce bien cuales son exactamente las necesidades de los camaleones, sobre todo en cuanto a la cantidad diaria recomendada (CDR) de vitaminas. Hemos de tener en cuenta que, con las vitaminas hidrosolubles no vamos a tener problemas porque se eliminarán vía renal pero los liposolubles (vitaminas A, D, E y K) se acumularán en el organismo pudiendo producir hipervitaminosis. Un déficit de cualquier vitamina nos llevará por el camino de la patología también (hipovitaminosis). No sólo hay que pensar en el calcio y en la vitamina D ya que cada elemento vitamínico y mineral tiene su función y no se pueden subestimar en ningún momento. La vitamina D3 (1,3-dihidroxicolecalciferol) es aquella vitamina formada gracias a la dieta y a una fuente de UVB, encargada, de modificar los niveles de calcio en el organismo; la vitamina K participa en la coagulación; la vitamina A participa a nivel de uñas, dientes, piel (mudas), siendo también un antioxidante natural. Hay muchas marcas en el mercado de complejos vitamínicos como son: "Bone Aid", "Reptolife", "Reptivite" de ZooMed, "Nutrobal". Lo ideal es elegir uno que contenga un ratio de vitaminas A, D y E adecuadas. Siempre debemos de aportar suplementos minerales y que contengan un ratio de calcio-fósforo adecuado (mínimo Ca/P=2/1).

Se recomienda cubrir a los insectos en cada dos comidas (esto será relativo a las necesidades de cada individuo, no es lo mismo un macho adulto que una hembra gestante o un recién nacido que tendrá mayores requerimientos de calcio por ejemplo). La suplementación es un tema muy relativo y subjetivo por lo que podremos llegar a oir todo tipo de consejos que no se deben descartar pero sí aplicar un sentido común para no infra/sobresuplementar. Una opción adecuada es espolvorear a los insectos diariamente con Calcio/VitD3 sin fósforo, y 1-2 veces por semana con un suplemento vitamínico sin D3. Esto dependerá de los productos utilizados.

REPRODUCCIÓN

El C. calyptratus es un animal muy fácil de reproducir en cautividad en comparación con otros camaleones que son prácticamente imposibles incluso de mantener con vida a no ser que estén en manos de especialistas. Son muy fáciles de reproducir pero aun así necesitarán todas las condiciones adecuadas para ellas.

La madurez sexual se alcanza entre los 6-8 meses de edad. No se aconseja que la hembra se aparee antes de cumplir un año principalmente por el tamaño. La hembra receptiva se reconoce por la coloración verde brillante con manchas azules en el casco y dorso. Si la hembra asume un color verde claro con rayas ocres no esta preparada. Si la hembra asume un color negruzco y amarillo en presencia del macho la hembra esta preñada o ha puesto hace poco.

El macho va a cortejar a la hembra de forma bastante violenta (tendremos que estar presentes para asegurar que no se realicen daños graves) y se juntan a ambos para realizar únicamente esta actividad. El macho golpeará a la hembra con la cabeza y le morderá en el dorso hasta que por fin llegue a montarla con lo que le penetrará con uno de sus hemipenes. Si la cópula ha concluido con éxito la hembra presentará un gran apetito en los días próximos, y debemos proporcionarle una gran cantidad de alimento de calidad. En este periodo la hembra aumenta rápidamente su volumen.

Unos 10 días antes de la puesta disminuye la cantidad de alimento ingerido, llegando normalmente a interrumpirlo por completo. Para que la hembra pueda realizar la puesta y nosotros encontremos rápidamente los huevos sería recomendable dejar el terrario sin decoración alguna salvo las ramas. Si decidimos modificar el entorno debemos de hacerlo con mucha antelación para no producir un estrés innecesario que podría llevar a la hembra a sufrir una distocia.

Como sustrato usaremos unos 20 cm de tierra o turba húmeda y podemos esparcir un poco de arena por encima con el fin de saber si la hembra ha excavado su madriguera, fijándonos en si la arena y la turba se han mezclado en algún punto. Posiblemente encontremos esta mezcla antes de la puesta ya que las hembras excavan buscando el mejor sitio para desovar días antes de hacerlo. La gestación durará entre 1-1,5 meses.

La puesta suele consistir en unos 30 huevos dependiendo del tamaño del animal. Tras la puesta debemos sacar a los huevos inmediatamente si queremos mantenerlos en unas condiciones modificadas por nosotros y con sumo cuidado de no girar de su eje original ya que los huevos de reptil no contienen chalazas que los mantienen bien posicionados y pasarlos la caja de incubación (hay cierta controversia sobre el tema de la manipulación de los huevos, pero por regla general lo ideal es colocarlos según la posición en la que se encontraron). La caja que modificamos para la incubación tendrá un sustrato húmedo consistente en vermiculita o fibra de coco (relación agua/vermiculita: 1/1). La temperatura de incubación ideal es de entre 25-30ºC, naciendo los neonatos unos 150-170 días tras la puesta. Medirán unos 6 cm en éste momento.

Las hembras pueden producir unas 4 puestas anuales (3-9), y pueden producir los huevos aún sin haber estado con un macho, por lo que el riesgo de retención y el desgaste del animal es el mismo, con el contra de que no sacaremos puestas fértiles. Podemos montar un terrario de gran tamaño y muy plantado para que las crías se sientan seguras. La ventaja de este sistema es la facilidad que supone rociar un solo terrario y dar de comer a todos los camaleones a la vez desperdigando el alimento por el terrario. La desventaja es que no controlas lo que come cada camaleón y que antes o después habrá que colocarlos individualmente para evitar problemas, sobretodo entre los machos. Para alimentar a las pequeñas crías de C. calyptratus deberíamos de usar presas diminutas del estilo de la drosófila o el microgrillo. Más adelante podemos ir aumentando el tamaño de las presas y por tanto variando algo más la dieta. Es importante proporcionar una gran cantidad de alimento a los pequeños camaleones, dejando más tarde algún día sin comer a los juveniles.