Hibernacion en tortugas

Recomendamos hibernar a todas aquellas especies que lo hacen de forma natural en vida salvaje. En primer lugar se debe de identificar la especie en cuestión antes de considerar una posible hibernación.

Las temperaturas de hibernación como regla general se encuentran entre 3.8-15ºC dependiendo de la especie y de la distribución geográfica. Aquellos reptiles de montaña o aquellos de zonas más templadas necesitarán una temperatura de la parte inferior de este rango y posiblemente durante un periodo de tiempo más prolongado. Aquellas especies subtropicales necesitan unas temperaturas parecidas pero con acceso a una fuente de calor en todo momento. Las especies tropicales no hibernan, pero sí que deben estar expuestas a unas temperaturas nocturnas más bajas que aquellas a las que están expuestas en verano que, como regla general, no baja de 21ºC. Para estas especies, se debe de mantener las temperaturas diurnas parecidas a aquellas de verano. 1

Para las especies tropicales que se quieren criar en cautiverio, no es necesario una bajada de temperatura 1 ya que puede resultar en graves problemas inmunitarios con posibles infecciones respiratorias, entre otras. Para estos reptiles un buen manejo del fotoperiodo es fundamental. Este tema se discutirá en otro apartado.

La mayoría de cuidadores se preparan para la hibernación de sus tortugas alrededor del equinocio de otoño 2. Un chequeo previo a la hibernación es altamente recomendable, principalmente para valorar el estado de salud. Los chequeos se suelen realizar a finales de verano. Una tortuga enferma o con un peso reducido no debe de hibernar. Una muestra de heces debe de ser estudiada antes de la hibernación.

Una vez que se llega a la conclusión de que una tortuga está sana para hibernar, se debe de comenzar un periodo de ayuno de 3 a 4 semanas antes del inicio de la hibernación. Esto se hace para que no queden restos de alimento en el tracto intestinal que pueda fermentar y, consecuentemente pudrirse, pudiendo acabar con serios problemas de salud.

Durante el periodo previo a la hibernación se deben de bañar a diario para asegurar una  buena hidratación. Es importante que una tortuga tenga la vejiga llena ya que actúa como una reserva de agua en caso de necesidad.

Una tortuga mantenida en exterior puede inducirse la hibernación una vez que las temperaturas pasen por debajo de 15 grados centígrados junto con unos días de luz decreciente (siempre hay que llevar precaución de que las temperaturas no desciendan demasiado). El número de horas en exterior se incrementan durante 3 semanas permitiendo un descenso de temperatura gradual 2. En unas 3 semanas se produce un descenso de temperatura  y cuando haya llegado por debajo de los 15 grados se podrá transferir  a la tortuga a su estancia de hibernación. Si se evita la hibernación por causas de salud, se debe de proporcionar calefacción e iluminación en interior.

Estancia de Hibernación y temperatura

Los frigoríficos son ideales mientras que se produzca un cambio de aire regular y las temperaturas son precisas y fiables. No se debe de utilizar un frigorífico de alimento de personas por el potencial riesgo de salmonelosis 2.

Las tortugas que experimentan temperaturas bajas entrarán en hibernación con un descenso metabólico; también lo harán aquellas que estén expuestas a temperaturas muy altas entrando en una fase de aestivación.

Una vez que la temperatura desciende por debajo de 15ºC comienzan a hibernar comenzando con una bajada de la actividad y de la ingesta. La temperatura durante una hibernación puede mantenerse a 5ºC, siendo el rango óptimo para una correcta hibernación entre 2-9ºC 2.

La temperatura se debe de monitorizar a diario, sobretodo la máxima diurna y la mínima nocturna. Nunca se deben de dejar a temperaturas por debajo de 0ºC, ya que la congelación puede llevar a la muerte o problemas oculares graves, entre otros.

El intento de mantener una hibernación en quelonios a temperaturas por encima de los 10ºC produce una pérdida de peso, deshidratación crónica, incremento de toxinas circulantes como potasio y ácido úrico, y un agotamiento de reservas energéticas.

Una humedad alta (90-95º) del substrato ayudará a prevenir excesos de fluidos. Una buena ventilación es importante para prevenir sobrecrecimento de hongos, bacerias.

Mientras están hibernando, se pueden manipular y pesar. Es muy útil pesar a las tortugas y nunca deben de perder 8-10% de su peso/volumen. Si lo hacen suele ser debido a temperaturas demasiada altas y/o por pérdida de fluidos y/o por haber orinado. Si la toruga ha orinado y por consiguiente, ha perdido su acúmulo de líquido, se deben de “despertar”. Aquellas tortugas que se despierten nunca deben de continuar la hibernación esa temporada 2.

Hibernar una tortuga en el exterior no es aconsejable como regla general (hay excepciones en cuanto a la temperatura, dependiendo de la especie y del lugar geográfico).

Los riesgos de la hibernación en exterior son los siguientes: daños por congelación, inundaciones, trauma de depredadores como las ratas. Tampoco se pueden monitorizar durante este periodo. Si se dejasen despertar por su cuenta, éstas lo harían alrededor de Marzo-Abril dependiendo de la zona geográfica.

Tiempo de Hibernación

No debe de ser una hibernación  prolongada, es decir de unos seis meses. Las tortugas necesitan estabilizarse antes de seguir con su próxima hibernación. Muchas de estas tortugas están inmunosuprimidas mostrando una ausencia de repuesta normal de la médula ósea (sistema inmunitario) , presentándose  un sistema inmunológico  debilitado.

En sus hábitat naturales tendrán una fase larga de actividad con temperaturas altas, para seguir con un periodo de hibernación corto. En los países del norte, estas tortugas se presentan con un periodo de temperaturas elevadas durante poco tiempo y un periodo de hibernación bastante largo. Esto resultará en problemas como estomatitis e insuficiencia renal.

El periodo de hibernación dura 3 meses para una tortuga adulta, por lo que muchas de ellas tendrán que ser “despertadas” para pasar el resto de las bajas temperaturas en condiciones artificiales.

El tiempo máximo de hibernación para un adulto sano debería ser tres meses, por lo que tendrán que ser despertadas y seguidamente mantenidas en condiciones artificiales. Otra opción es prevenir una hibernación prematura, manteniéndose en unas condiciones de luz de 10h diarias y ofrecer comida cada 2 días, entre Octubre y Enero-Febrero. Entonces se realiza una hibernación entre Febrero y Marzo que permite a los animales recuperarse cuando empiezan a subir las temperaturas a finales de marzo.

Puntos para una hibernación segura

·         Signos de urinación: abandonar hibernación.

·         Protección adecuada: evita exposición a depredadores

·         Signos de actividad: pueden mostrar temperaturas demasiadas altas.

·         Monitorizar temperaturas durante toda la hibernación. Se recomienda termómetros láser. La temperatura de superficie puede correlacionar con la temperatura corporal central.

·         Pesaje: nunca debe perder una tortuga más del 8-10% de su peso corporal. Si lo hace puede ser debido a: incremento de actividad por temperaturas demasiadas altas¸ pérdida de fluidos por una humedad relativa demasiada baja; pérdida de fluidos por urinación.

¿Se debe hibernar a juveniles?

Hay opiniones diversas sobre la hibernación de primer año. Algunos piensan que se deben hibernar el primer año de vida y otros creen que se debe de esperar hasta los 3-4 años. Aquellas hibernadas tienen unos rangos de crecimiento más parecidos a aquellos obtenidos en vida salvaje e incluso suelen poseer un crecimiento más liso de caparazón.

En la vida salvaje, todos los juveniles hibernarán por lo que el no hacerlo sería completamente antinatural y con las consiguientes complicaciones como crecimiento acelerado y madurez precoz. Debido a esto aconsejamos siempre una hibernación controlada y corta incluso a los más pequeños, siempre y cuando sepamos con total certeza que están sanos (basado en un historial y un examen clínico completo). Generalmente esto significará que los de primer año se les prepara para la hibernación como descrito previamente pero,  llegado el momento de introducirlos en el frigorífico, se les reactivan. Para aquellos que lo deseen, aquellos individuos sanos se pueden introducir en un frigorífico durante un periodo corto de 1-3 semanas.

La clave es no desaconsejar la hibernación y mantener unas condiciones de temperatura y nutrición óptimas durante todo el año.

Debido a la masa corporal reducida de los juveniles en comparación con los adultos son mucho más influenciados por factores externos. Debido a esto debe haber una temperatura estable durante la hibernación.

Los juveniles terrestres pueden preferir enterrarse en un substrato como turba colocada en una bandeja. Haciendo esto se mantienen más estables las fluctuaciones de temperatura y ayuda a prevenir la deshidratación.

Despertar

Las tortugas hibernan hasta que las temperaturas salen de un rango, es decir empiezan a subir y su metabolismo vuelve a la normalidad, cesando la hibernación. Al despertar se deben de revisar a las tortugas en busca de estomatitis, descargas nasales, hinchazones de piel. Cualquier tortuga mostrando algunos de estos síntomas debería de acudir a un veterinario especializado en reptiles.

Aquellos animales sanos deben de bañarse dos veces al día en agua templada para estimular que beban agua, orinen y defequen.

Se deben de mantener en un terrario o similar entre 22-25º con una lámpara de asoleamiento de UVB. Aquellos animales que se mantienen a temperaturas subóptimas durante este periodo pueden estar expuestos a una replicación de patógenos antes de una correcta recuperación del sistema inmunitario. Esto puede ser amplificado con una hibernación excesivamente larga.

Una tortuga sana debe de empezar a comer en la primera semana de su reactivación o despertar. (Ver Anorexia Post-Hibernación más abajo).

Al inicio se pueden ofrecer alimentos como melón y pepino y volver a su dieta habitual una vez que comienza a orinar y comer con normalidad.

A veces se requiere alimentar a mano, con jeringa o con la colocación de un tubo de esofagostomía.

Al salir de la hibernación las tortugas tienen un recuento de glóbilos blancos (WBC) más bajo por lo que son más vulnerables a las infecciones. La urea también está más elevada debido a los acúmulos de toxinas durante el periodo de hibernación. El recuento de glóbulos blancos bajos, la urea alta y todos los sistemas  restantes no están a su más elevada efectividad, significa que si algo no fuera bien, el tiempo del que disponemos para actuar está reducido 2.

Post-Hibernación segura

·         Bañar dos veces al día: estimula beber y orinar.

·         Cuando indicado: administrar 1% p/v agua de grifo dividido en varias tomas por tubo gástrico hasta conseguir múltiples urinaciones.

·         Mantenimiento en terrario con espectros de luz y temperatura óptimas.

·         Ofrecer alimentos con elevado contenido en agua, luego volver a dieta original.

·         Monitorizar frecuencia de alimentación, sed, actividad, urinación y defecación hasta tres semanas después de hibernación.

·         Animales que no han orinado una semana después de la hibernación necesitarán intervenciones veterinarias y posiblemente modificaciones ambientales.

Tabla de especies comúnmente mantenidas en cautividad

 
  ESPECIE
CONDICIONES Y RECOMENDACIONES
TEMPERATURAS
  Testudo graeca

  Testudo hermanni

  Tesudo marginata

  Agrionemys horsfieldi
-No alimentar 3-4 semanas.
-Hibernar en caja dentro de caja
-Humedad elevada de sustrato y buena ventilación.
-Considerar acortar periodo hibernación
-5ºC (2-9ºC)
-Nunca debe descender la temperatura debajo de 0ºC
-Monitorizar temperarturas máximas y mínimas
  Furculachelys (Testudo) naebulensis
-No debe hibernar (Highfield 1996)
-
  Trachemys sp.
-Aunque se considera la gran mayoría especies duras, no se deben de hibernar, manteniéndose en condiciones artificiales
-Variable
  Terrapene carolina triunguis
-Si mantenida en exterior, puede hibernar 2-3 meses
-Preparar en habitación templada como para Testudo sp. pero con hojas, turba, musgo para mantener humedad
-Como alternativa mantener en interior
-7-16ºC (Boyer 1992b)
-Nunca debe bajar temperatura debajo de 0ºC
-Monitorizar temperaturas máximas y mínimas
  Terrapene ornata
-Como en T.carolina triunguis
-Aquellas que proceden de zonas más al sur no hibernan
-Como en Terrapene carolina triunguis
  Kinixys belliana
-En vida salvaje puede bajar actividad en invierno. Se puede simular temperaturas en cautividad para estimular reproducción
-(Chin 1996) Se puede reducir horas de luz de 13 a 11 horas al día y bajar temperatura de 23-32ºC a 18-20ºC  durante 8-10 semanas. No administrar alimento ni zona de asoleamiento
  Geochelone carbonaria

  Geochelone pardalis

  Geochelone sulcata

  Geochelone denticulata

  Cuora amboinensis
-No hibernan.
-
  Gopherus agassizii
-Similar a Testudo sp.
-Similar a Testudo sp.

 

Anorexia Post-Hibernación

Normalmente las tortugas en la fase post-hibernación comerán, defecarán y orinarán en la primera semana. Una historia clínica del estado general pre-hibernación es esencial. Se produce por una de las siguientes causas:

  • -Presencia de enfermedad crónica exacerbado tras un periodo de torpor
  • -Manejo de pre- o post-hibernación inadecuada
  • -Deshidratación o azotemia prolongada
  • -Ayuno inadecuado pre-hibernación seguido de putrefacción de contenido gastrointestinal
  • -Hipoglucemia post-hibernación
  • -Hibernación prolongada
  • -Daño por congelación (incluyendo pérdida de vista)
  • -Otras causas de anorexia no relacionadas con hibernación

Un análisis sanguíneo previo al tratamiento es elemental y éste debería incluir los siguientes:

  • -Hematología (incluyendo un recuento diferencial)
  • -Búsqueda de hemoparásitos
  • -Bioquímica: Proteína total, potasio, urea, ácido úrico, albúmina, fosfatasa alcalina, aspartato aminotransferasa, lactato deshidrogenasa, glutamato deshidrogenasa, calcio total e ionizado, B-hidroxibutirato, fosfato, sodio, creatin quinasa y glucosa.

Se debe de realizar una bioquímica inicial para poder monitorizar cambios durante la hospitalización. Tras los resultados de este perfil general, será una práctica normal monitorizar los siguientes parámetros durante el periodo de hospitalización/recuperación: hematocrito (PCV), albúmina, ácido úrico, urea y potasio. Otros parámetros útiles para la monitorización serían: acidez urinaria, gravedad específica urinaria y B-hidroxibutirato sanguíneo. Durante el periodo post-hibernación se vió que el rango de pH urinario era 5.0-6.0, y este ascendió hasta 8.0-8.5 tras un mes de alimentación. Una acidez urinaria < 7.0 sugiere catabolismo y es un valor constante en quelonios herbívoros  que sufren una anorexia prolongada. 3

La colocación de un tubo de esofagostomía durante este periodo es recomendable para facilitar la administración de soporte nutricional y medicamentos, junto con un mantenimiento óptimo.


 

REFERENCIAS

1.- Mader Dr (2006) General Husbandry and Management. In: Reptile Medicine and Surgery, ed. Dr Mader, pp. 29-30. WB Saunders Philadelphia.

Mader D (2006) Reptile Medicine and Surgery, WB Saunders, Philadelphia.

2.- McArthur SD, Wilkinson RJ and Meyer J (2004) Medicine and Surgery of Tortoises and Turtles. Blackwell Publishing, Oxford.

3.- Girling SJ and Raiti P (2004) BSAVA Manual of Reptiles Second Edition. BSAVA, Gloucester.